Últimos temas
» Vieja Mansión Deneb
por Okazaki Lun Mayo 08, 2017 7:00 pm

» [ER] Jinja Temple - Templo Shinto (Entrenamiento)
por Okazaki Miér Abr 12, 2017 9:47 pm

» Torre de Mü - Jamir
por Okazaki Miér Abr 12, 2017 9:08 pm

» Festival de verano
por hendrixkin Dom Mar 19, 2017 6:38 pm

» Academia
por Okazaki Miér Mar 01, 2017 6:49 pm

Hashtags

Afiliados VIP
 Nova Orbis
Afiliados normales AQUÍ

.Hack/Sign - Secrets of The Sun. Parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

.Hack/Sign - Secrets of The Sun. Parte 1

Mensaje por Himoru el Jue Ago 25, 2011 4:37 am

.Hack/SIGN: Secrets of the Sun.



Esta aventura se realizo para aquellos que no podiamos por diversas causas participar en el evento del Gran Hermano, fue una posibilidad que se dio despues de algun tiempo, se llevo a cabo en 2 semanas.

El metodo utilizado fue el de historia multiautor, donde se daba indicaciones y objetivos a cumplirse con el escrito, dadon un maximo y un minimo de cuartillas a escribir y tambien con cierto tiempo limite.

Toda la informacion debia investigarse por cuenta de cada participante, siendo tres los que mas sabiamos del tema y uno quien tuvo que leer y ver cosas sobre el anime que tomamos para realizar la historia.

Por ello al final las recompensas son asi, dado que cada participante aun con el minimo de tiempo que tenia, escribia y enviaba a tiempo su parte del trabajo.

Sin mas aqui esta...

I . Disintegration

Spoiler:
Azumi, Koshiro, Soun Li y Kei después de ser envueltos en aquel resplandor, reaparecían en un lugar totalmente distinto, el área parecía un claro de agua en medio de un bosque, dada la extensa cantidad de arboles y pasto, sin embargo había un detalle curioso en medio del lugar había una cama de blancas sabanas y flotando arriba de esta, se encontraba la figura de una pequeña niña de no más de 5 años la cual parecía estar dormida, a su vez que parecía estar siendo envuelta por una enredadera con espinas.

A su lado podía verse a un joven de vestimentas extrañas color café y beige las cuales le daban un aspecto peculiar, al igual que el gorro y el báculo que llevaba en sus manos.

- Yo cuidare de ti…-

Se le escuchaba murmurar mientras, la pequeña parecía ser envuelta un poco mas pro las enredaderas.

- Ustedes? Quienes son? Por que llegaron aquí?-

El chico se había dado cuenta de la presencia de los cuatro e inmediatamente tomaba una posición defensiva mientras su rostro reflejaba una extraña mezcla de melancolía, sufrimiento y enojo.

Sin permitirles responder, los cuatro chicos eran envueltos en aros dorados que parecían desaparecerlos del lugar mientras reaparecían en una especie de ciudad la cual se asemejaba a la época medieval, la gente vestía de diversas maneras y colores, además los peinados y colores de piel eran diferentes, inclusive algunos parecían tener ciertas marcas en sus rostros.

Aun así y aunque parecía debía haber calma, la gente iba corriendo de un lado a otro saludándose rápidamente mientras se desplazaban de lugar a lugar y mostraban sus armas, lo cual parecía ser algo natural, dado que la gran mayoría portaba alguna y la mostraba con cierto orgullo en algunos casos o con alguna pena.

- Alguien necesita ir a Delta Server Noisy Talisman Gate?-

Gritaba un hombre que portaba lo que parecía ser una pesada espada y estaba situado frente a lo que parecía un gran aro dorado que no paraba de girar, mientras dos chicas, una con un baculo y otra con un hacha se le acercaban y charlaban, para luego desaparecer entre aros dorados.

- Cambio Holy Potion por Speed Talisman…-

Gritaba desde otra parte una chica con dos cuchillas mientras parecía ser ignorada por todos, aunque algunos curiosos se acercaban a ella y trataban de hacer negocio.

Azumi parecía observar todo esto con suma atención, inclusive un tanto curiosa, dado que todo era nuevo para ella y no podía olvidar la escena con aquel chico y la niña, algo le decía que ellos dos no estaban del todo bien.

- Creo este mundo es mucho mas movido que otros y algo mas confuso, no lo creen?-

Exclamaba aun mirando todo a su alrededor mientras comenzaba a caminar para poder darse una idea de cuan extensa era la ciudad.
Llegando a lo que parecía un puente que unía dos distritos de la ciudad que estaban separados por un canal de agua, se detenía para observar todo.

- Si tan solo supiésemos el nombre de este lugar?-

La peliazul suspiraba para luego observar hacia lo que parecía ser una tienda donde decía: Armas de Mac Anuc.

- Sera ese el nombre de esta ciudad? Mac Anuc?-

Cuestionaba con la esperanza que alguno de sus compañeros le respondiera, sin embargo sus pensamientos eran interrumpidos cuando dos hombres de ropajes y peinados estrafalarios pasaban corriendo frente a ellos. Azumi quedaba sorprendida para luego recordar algo, no se había detenido a ver como estaban vestidos ellos, así que no pudiendo evitarlo, veía su reflejo en el agua mostrándole que vestía lo que parecía ser un pequeño top, una falda y unas botas color azul y en su rostro habían algunas marcas como tatuajes.

- Vaya, no se…me da pena estas ropas nunca había usado tan poca ropa…-
Comentaba sonrojada mientras veía a sus compañeros primero depositando su mirada en Koshiro quien parecía estar pensativo.

-¿Adonde hemos ido ahora?-mi vista había cambiado radicalmente del apacible cuarto de aquella casa donde estaban los demás. Sólo podía ver a Azumi, Kei y a Soun Li junto a mí; al principio habíamos llegado a un lugar donde aparentemente, había alguien cautivo, pero justo cuando su “guardián” estaba a punto de atacarnos, desaparecimos del lugar.

Al salir de los anillos dorados, nos encontramos en una ciudad bastante bulliciosa. Muchas personas investidas con extraños ropajes nos pasaban, gritando cosas, las cuales no era capaz de entender.

-Hm.. –me dije- parece una capital; hay intercambios y el anillo de allá parece ser un transportador o algo así… -después leí sobre el tendero una inscripción: “Armas de Mac Anuc”. -Bueno, al parecer ese es el nombre de la ciudad-dije en voz alta, aunque los demás no parecían escucharme; estaban igual de ensimismados que yo-.

De pronto, Azumi comenzó a caminar, junto con los demás, hacia un pequeño puente de piedra, que dividía la ciudad.

-¿Sería prudente investigar por nuestra cuenta?-dije nuevamente en voz alta, esperando una respuesta- esta ciudad no parece muy grande, y si es como creo que es, quizás por algo de dinero consigamos información útil.

Nos detuvimos en el puente, mientras Azumi contemplaba tranquilamente su reflejo en el agua, para después mirarme sonrojada; eso me hizo recordar que solo llevaba puesta una toalla, debido a lo ocurrido en la pasarela.

-Oh no, solo traigo una… -me miré en el reflejo y me sorprendí de sobremanera: mis ropas se habían teñido de un extraño color entre violáceo y negro; la ropa estaba tan pegada al cuerpo que casi parecía que realmente no llevaba nada puesto; aún así, llevaba una pequeña bolsa de cuero atada a un cinturón. Traía puestas unas pequeñas botas negras con detalles rojizos, mientras que las mangas de la camisa solo me llegaban hasta los codos.

Me moví un poco, tratando de ver qué tan flexible eran estas ropas y, para mi sorpresa, lo eran, y eran mucho muy flexibles. De pronto sentí que además del cinto, llevaba algo encima; al revisar, me sorprendí al ver dos enormes cuchillos curveados, como pequeñas dagas, de la altura y peso perfectos para ser cargados fácilmente en cada mano.

-Vaya, esto es interesante- dije a los demás- al parecer nos entregaron armas y ropas distintas a lo usual… ¿no les parece extraño? Ni siquiera puedo invocar mi Keyblade y tampoco veo mis ítems… en primer lugar, ¿no habría que investigar quienes eran esos dos que vimos? Quizás aquella niña necesite algo de ayuda.

Soun Li por su parte observaba sumamente confundida lo que ocurría a su alrededor los bullicios de la gente que caminaba de un lado a otro, los edificios de diferentes estructuras y el modo llamativo de la ropa de la gente. Lo que la hacía cuestionar algo mas la procedencia de ese lugar era que casi todos los que se encontraban por ahí, llevaban consigo ya fuese un arma como una espada, un báculo o una especie de hacha.

Era algo de dolor de cabeza registrar todo tan rápido desde que fueron expulsados de alguna manera de aquel de solado lugar donde se encontraba aquel chico que parecía una especie de mago y esa niña que estaba sobre la cama.

Suspirando busco asimilar todo con calma registrando leves palabras de Azumi y Koshiro. Tallando algo cabeza se acercaba unos pasos al agua para ver su reflejo por igual. Si el atuendo de sus compañeros era bastante peculiar en especial el de Azumi. Algo de preocupación resaltaba en sí misma.

Parpadeando un par de veces ante su reflejo se autoanaliza detenidamente. En la cabeza llevaba un gorro naranja que cubría un poco sus oídos, su cabello corto se encontraba algo estallado resaltando al levantarse en distintas direcciones. En sus mejillas se encontraban unas marcas de color aguamarina, consistían en líneas en forma de lunas con un círculo en el centro de cada luna. Una túnica que llegaba sus talones de color blanco con bordado dorado, una chaqueta naranja con varias ataduras de cuero, y botas blancas con entrelazada aguamarina. Guantes sin dedos cubrían sus manos y una de ellas sostenía un báculo un poco más grande que ella con una forma de “C” con dos púas grandes, una en la parte de arriba y otra al costado izquierdo. De este era blanco con mango dorado y algunos aros rojos. Para finalizar un orbe de color dorado se encontraba en el centro.

Dando varios pasos atrás parecía impresionarse porque su atuendo tenía algo de la misma consistencia del joven con el que se habían topado. Y aun más el no haberse percatado del báculo que sostenía.
Sacudiendo su cabeza del nerviosismo se dirigió a sus compañeros.

-“Creo sería mejor saber bien en donde estamos antes de preguntar sobre el joven y la..niña.”- comentaba respondiendo a las palabras de Koshiro.

-“Lo único que sabemos hasta ahora es que estamos en Mac Anu, de ahí debemos saber a dónde se extiende el lugar y a que se conecta para ver si podemos saber donde terminamos antes de llegar aquí.”- agregaba reacomodando el báculo y apoyándole contra el suelo.

-“A juzgar por lo que vi, ese aro enorme de allá es una especie de portal a otro lugar de este mundo.”-comentaba colocando una mano en su barbilla pensante.

Su mirada se tornaba sorprendida y sin pensar se acerca a una chica con traje de guerrera y una gran espalda. Parecia charlar con ella un poco resaltando los gestos que hace al explicarle la situación. La chica le miraba atenta asintiendo y por igual manera respondiendo con charla y algunos gestos; terminando de saber la información que requería hacia una reverencia y se aleja regresando con sus compañeros.

-“Al parecer nos encontramos en una especie de juego de computadora. El lugar donde estamos es uno de los cinco servidores del juego. Cada uno tiene un diferente nombre y nos conecta a ciertos lugares.”- comentaba colocando su báculo al frente y usándolo con sus manos para escribir en el suelo.

-“Los servidores están distribuidos por nombres que son: Servido Delta.”- dibujaba un triangulo sobe el nombre.

-“Servidor Theta.”- dibujaba un circulo con una línea pequeña horizontal en el centro sobre el nombre.

-“Servidor Lambda.”- dibujaba una V invertida sobre el nombre.

-“Servidor Sigma”- dibujaba un E con forma de 3 sobre el nombre.

-“Servido Omega.”-dibujaba una U invertida.

-“Cada uno conecta con una ciudad.”- seguia dibujando.

-“Servidor Delta = Es en el que estamos ahora pues, conecta con Mac Anu.
Theta = Ciudad Dun Loireag, Lambda = Ciudad Carmina Gadelica, Sigma = Cuidad Fort Ouph, Omega = Ciudad Lia Fail”- Colocaba su báculo a un lado para que viesen sus compañeros mejor el dibujo del esquema.

-“Pude conseguir un mapa del juego según en el servidor que estemos. ”-suspiraba recobrando su respiro.

-“Ahora el tema del juego consiste en una especie de juego estilo medieval, el cual para subir y obtener cosas debemos completar misiones. Además de que hay diferentes categorías con respecto a cada jugador. Muchas de las misiones consisten en equipo para tener avances considerables.”- exclamaba haciendo una pausa para respirar de nuevo.

-“Casi lo olvido, el aro que se encuentra allá. Es un Chaos Gate, hay dos de estos aquí. El segundo en la torre del reloj.”- apuntaba con su báculo al aro enorme. Respirando más tranquila les observaba algo apenada.

-“¿A…alguna duda?”- preguntaba mirando desde Azumi hasta Kei.

Kei al igual que sus compañeros con los que había llegado, se desconcertó por lo que presenciaron y a su vez se sorprendió levemente por el lugar al que después llegaron. Le había tomado desprevenido aquel viaje por haberse quedado dormido en la casa en la que anteriormente habían estado. Prestó atención, agudizando un poco sus sentidos que de por si se encontraban sensibles por la consecuencia natural del cuerpo de cuando se le despierta con susto. Escucho, sin hablar, la opinión de sus compañeros y así mismo fue definiendo lo que observaba de aquella ciudad.

Aquel ambiente nostálgico de una ciudad olvidada que reflejaba aquel sitio, le genero cierta nostalgia, esto debido a los tonos ocres opacos de las estructuras de los edificios y el canal de agua que se abría entre la ciudad. El ruido, el bullicio normal de los vendedores parecían dejar emerger cierta musicalización alegre que daba cierto sentimiento de apaciguamiento y amistad, donde uno podría tal vez, relajarse.

Camino un poco hacia las tiendas, sin separarse mucho de sus compañeros Azumi, Koshiro y Soun. Y mientras lo hizo el rozar de sus ropas le hicieron prestar atención a su apariencia, la cual era muy similar a los demás “habitantes” –sí se les podía llamar así- de aquel sitio.

El estilo lo reconoció de inmediato, el corte de su traje era un tanto japonés en la época feudal, en un estilo bastante cómodo, y flexible tal como aquellos guerreros orientales. Su traje constaba de dos piezas principales, la parte de abajo una hakama aparentemente normal como cualquier otra de un guerrero japonés de color azul obscuro adornada con figuras simétricas triangulares de un tono apenas un poco mas claro. La parte superior era una playera entre cruzada, sin mangas y ligeramente abierta, en combinación al color de la hakama, dejando ver su pecho al desnudo el cual tenia marcas rectangulares de color azul claro. Aparte, observo sus muñequeras que cubrían desde el antebrazo hasta la parte dorsal de la mano, en donde las cuales parecían guardar en su interior el arma que ocupaba para defenderse y que salían cuando eran llamadas con un movimiento de su mano. Siendo finalmente el corte de su cabello ligeramente alborotado en puntas gruesas hacia arriba lo que en conjunto a sus ojos ligeramente rasgados como los de un gato los que le brindaban aun un toque ciertamente gatuno.

-Continúa llegando cada vez más jugadores….-

Escucho un comentario de uno de los vendedores y se acerco más, como mirando aquel sitio tal cual un visitante nuevo en aquella ciudad. Se quedo escuchando parte de lo que platicaban. No tardo mucho para cuando regreso con sus demás compañeros, al tiempo en el que Soun Li devolvía la información que ella había investigado, guardando su lugar no comento hasta que ella hubo terminado. No podía negar que sentía cierta confusión e intriga aunque su apariencia serena, casi “indiferente” ni siquiera lograba reflejar una tercera parte de lo que en realidad sentía. Negó con la cabeza a modo de respuesta a la pregunta planteada por Soun Li.

-No tengo muchas dudas… y ahora comprendo un poco más sobre lo que escuche de uno de los vendedores. Al parecer con el paso del tiempo este juego (al cual escuche que le llamaban “The world”) se ha vuelto cada vez más popular y es difícil controlar todo este sitio a pesar de ser un juego; incluso me mencionaron que los Crimson Knights, un grupo no oficial de jugadores que buscan poner orden en este mundo, están teniendo problemas en su labor… me mencionaron que si vemos algo sospechoso se los comuniquemos a ellos, por ser nuevos jugadores.

Supongo que esto podría sernos de ayuda esto por si llegamos a toparnos con alguien de ellos – Se miraba que no le gustaba estar presente ante alguna autoridad y le importaba conocerla para no terminar inmiscuido de mala manera con ellos. De mientras parecía darse un momento para meditar lo que había escuchado y concluyó.

- Presiento que realmente será muy difícil entender del todo este lugar y con tantos servidores como menciona Soun, a menos que nos llegásemos a dividir… seria, tal vez pertinente enfocarnos en algo especifico… -Miro a Azumi.

-¿Sera posible que lo que vimos al inicio sea sobre lo que tengamos que buscar a partir de ahora? Bueno y supongo que eso incluye el que nosotros también tengamos la tarea de completar misiones, entre otras cosas que menciono Soun, que hacen los jugadores de aquí, siendo nosotros “jugadores”… quien sabe a que nos topemos mientras seguimos investigando más siendo un juego que requiere que el jugador avance…

Azumi parecía atenta escuchando a cada uno de sus compañeros mientras como si instintivamente al ver las armas de los demás, tuviese curiosidad por la suya, para su sorpresa la encontraba justo colgando detrás de ella, era una larga y pesada espada.

- Aaah, así que esto es un juego en línea, vaya creo tenemos cada suerte para llegar a lugares tan extraños…-

Comentaba la peliazul con ironía mientras se cruzaba de brazos pensando, para su sorpresa un pequeño sonido se escuchaba en su cabeza a la par como si estuviera frente a una pantalla, podía leer un mensaje enviado al parecer a todos los jugadores, en el se leia lo que Kei había mencionado sobre los Crimson Knights.

- Creo que Kei tiene la razón, hay que enfocarnos un poco mas, y sobre todo no dividirnos, dado que no conocemos mucho de esto y pudiera ser que para nosotros esto no sea solo un juego-

Mencionaba un poco seria para después dirigir su mirada hacia una góndola que parecía navegar por aquel rio que separaba la ciudad en dos, en ella se podían apreciar a personas que llevaban un traje color carmesí con una armadura plateada custodiando a una mujer de ropajes blancos, los cuales incluían una blusa corta, con mangas, una pequeña falda sobre la cual había una especie de armadura, lo que parecían ser largas calcetas blancas con detalles dorados y dos pares de alas cortas, unas que provenían de su espalda y otras que surgían de su cabeza. Su corta cabellera azul y un pequeño símbolo rojo en su frente, le daban un aire algo bondadoso, aunada a su presencia la cual denotaba tranquilidad y paz.

- Tsubaru-sama, lo han visto de nuevo, el chico que parece no desconectarse del juego-

Reportaba uno de los hombres que parecían ser caballeros de dicha chica.

- Y también al parecer hay aun mas desperfectos en los servidores de The World, el numero de victimas va en aumento-

Comentaba otro mientras la chica parecía muy pensativa.

- DEJEN DE MOLESTAR A TSUBARU-SAMA!!!!-

Gritaba otro de los solados el cual parecía de mayor rango.

- Es Ginkan-sama…-

Exclamaban los otros soldados quienes parecían guardar la compostura como si estuvieran frente a un capitán.

- Tsubaru-sama usara nuestra fortaleza y nuestra voluntad para poner
orden a este lugar, The World será un mejor lugar después de que ella vuelva a atrapar a ese sujeto, ese asqueroso jugador ilegal llamado Tsukasa-

La chica parecía abrir mas los ojos al escuchar ese nombre, después bajando la vista como si estuviera sintiéndose mal, dejaba salir un suspiro.

- Crimson Knights, después de mucho analizar la actual situación y lo que hemos pasado, eh llegado a una decisión, es muy doloroso para mi informarles que este grupo, que este grupo…se desintegrara, últimamente creo eh perdido la capacidad de impartir justicia en The World, y si no tengo esa capacidad, como puedo pedirles que ustedes la tengan o la protejan-

La chica bajaba de la embarcación y parecía dejar salir un par de lagrimas para luego salir corriendo del lugar mientras los Crimson Knights, la gente que había presenciado la escena y el mismo Ginkan se quedaban paralizados por el asombro que les causaba dicha noticia.

- Vaya, parece ser que eran ciertos los rumores, desde que conoció a Tsukasa, ella no es la misma, no lo crees Bear?-

Cuestionaba una chica de piel morena y de ropas marrones quien llevaba como Azumi, una espalda colgando detrás de ella, quien llegaba a situarse junto al grupo de viajeros junto a un hombre que parecía maduro y cuyo rostro y cuerpo tenían una pigmentación una parte morena y otra de color azul.

- Así parece, pero me preocupa a donde haya ido esa chica, últimamente Tsukasa parece muy inestable y desconfiado, pudiera hacerle daño si es que no se logra controlar-

Ambos se cruzaban de brazos y al darse cuanta de la presencia de los otros cuatro los miraban un tanto intrigados.

- Hey, ustedes, para ser niveles tan pequeños tienen armas muy raras, supongo son muy buenos jugadores-

Mencionaba Bear con una sonrisa mientras Mimiru les miraba con desconfianza, para luego dirigirla hacia el hombre.

- Subaru al parecer fue a Omega Server Chosen Her Spiral –

Mencionaba en voz alta mientras Bear parecía quedarse estático y luego de unos minutos negar con la cabeza.

- Aaah ese tal Ginkan si que es idiota fue solo a esa área, es de gran nivel, aun si fuésemos tu y yo con el, la muerte es segura, y por le momento BT y Krim están log out…-

Como si la misma idea descabellada pasara por la cabeza de la chica y el hombre, ambos miraban al grupo y parecían sonreír un poco.

- Se que será raro, pero, les gustaría apoyar una buena causa, necesitamos mas gente para una “misión” algo difícil, tranquilos, haremos todo lo que esta en nuestras manos para evitar que algo les pase-
Mencionaba cortésmente Bear.

- Se los pedimos como un favor especial, dado que parece ustedes forman una party, que dices Azumi, nos invitan a su party y nos ayudan? Además obtendrán un buen bonus de experiencia y de ítems raros como los que se ven coleccionan-

Preguntaba Mimiru quien parecía estar llena de energía.

La peliazul por su parte miraba a sus compañeros y como si la decisión fuese sencilla, parecía aceptar, dado que era la única manera de poder investigar mas sobre lo que sucedía en aquel “juego”, así que pensando en la acción de invitar, podía denotar que otra pequeña pantalla invisible aparecía frente a sus ojos y en ella estaba la opción de invitar, así que elegía a Bear y Mimiru y los agregaba al grupo.

- Bueno pues vayamos, pero creo nos tendrán que guiar ustedes por que aun nos perdemos un poco…-

Mencionaba con una sonrisa para después seguirlos hasta la Chaos Gate y transportarse a otra ciudad y de ahí, transportarse al lugar indicado, el cual tenía el aspecto de un prado nevado, además que la nieve seguía cayendo.


II . Meetings

Spoiler:
Me sorprendí bastante al escuchar las palabras de Kei y Azumi: ¿un juego de video? Ciertamente era algo inusual, casi imposible de pensar; podía sentir incluso mi respiración y el latido de mi corazón, algo que no podría hacerse en un juego. Después, “leí” lo que Azumi y Kei dijeron sobre aquellos llamados Crimson Knights, jugadores que intentaban “poner el orden” en este juego.

-Vaya… si que se toman esto muy enserio-dije para mis adentros, cuando de pronto, de una pequeña balsa en el río, llegó una chica custodiada por algunos otros jugadores; justo cuando eso pasaba, una chica llamada Mimiru se nos acercó y nos “llevó” a otro lugar; para mi sorpresa, desparecí envuelto en un aro dorado, para reaparecer en un inmenso campo nevado.

-Vaya… hace… frío aquí… -dije, tiritando, sorprendiéndome aún más al darme cuenta de que sentía realmente el frío en mi cuerpo y la nieve bajo mis pies. ¿Qué clase de juego era éste?

La chica Mimiru y el otro sujeto parecían habérsenos adelantado, pero aún eran visibles tras el pequeño manto de nieve. –Hay que seguirlos o nos perderemos-dije a los demás, para avanzar; para mi sorpresa, podía moverme rápidamente, mientras en mis manos habían aparecido las dos dagas de la nada; supuse que sería porque algo venía hacia nosotros, por lo que permanecí alerta.

-Sigo sin entender algo-dije a Kei- ¿Cómo es posible que podamos sentir el frío y el viento si esto es solo un juego? No alcanzo a comprenderlo del todo… -una fuerte ventisca se lanzó hacia nosotros y temblé de frío- ahh… odio este juego… -dije en voz baja, mientras, cubriéndome con los brazos, continué moviéndome; cerca de mi vista, apareció un pequeño mapa con un extraño símbolo rojizo.

–¿Habrán ido allí…?- el lugar parecía estar relativamente cerca, por lo que me puse a la cabeza y avancé rápidamente; de pronto, alcancé a ver un anillo dorado muy cerca de nosotros, que al encontrarse cerca de nuestra posición, comenzó a moverse de forma inusual y de él surgieron 3 criaturas: una de ellas era una especie de caballero robusto, investido en una armadura metálica; otro de ellos era una gigantesca polilla y el último era un pequeño duende que no dejaba de saltar.

-Ah genial, una batalla con este frío… bueno, al menos me calentará… -me lancé con ambas dagas en mano para golpear al duende, quien empezó a correr muy rápido; con suerte, lo golpeé algunas veces y faltó poco para que muriera, pero de pronto no podía moverme y una enorme bola de fuego cayó sobre mí, debilitándome casi por completo, cuando me golpeó con su bastón y caí al suelo.

Poco después me levanté y me miré en el suelo.

-¿¡Estoy muerto!?-

Soun Li no podía evitar en pensar como estaría el resto del grupo y el por que había terminado en ese “juego” junto con Koshiro, Azumi y Kei. Todo era tan extraño pero interesante a la vez.

De pronto, su atención fue llamada a otro problema. Tres enemigos se presentaron ante ellos al perder un poco el paso de Mimiru y Bear.
Koshiro se había abalanzado sobre unos de los enemigos pero se había quedado inmóvil en el proceso de ataque causando que recibiera un golpe de fuego.

Alarmada corrió colina abajo a asistirle pero se detuvo a varios metros pues aun no sabía cómo ayudarle con su nueva forma.

En eso, pasos realmente agiles se escucharon sobre la nieve seguidos de un grito de batalla.

–¡¡RAHHH!!- exclama Bear mientras corta por la mitad al Duende causando que este desaparezca. Era impresionante con que facilidad a cabo con ese ser de un solo golpe.

Agitando un poco más su espada se coloca en pose de combate nuevamente con Koshiro tras de sí.

-Calma, chico. No estás muerto, pero no puedes hacer mucho en ese estado.- agrega dirigiéndose a Koshiro. –Considéralo como una llamada de atención. Si estuvieras muerto regresarías a primer Chaos Gate que encontraste. –Ríe un poco por la reacción del joven al ser un novato del juego.

-Oye, señorita Wavemaster, usa uno de tus hechizos para revertir a tu compañero.- exclama en direcciona Soun Li que se encontraba a algunos metros.

Con confusión en su rostro asiente nerviosa y busca concentrarse pensando algo frenética en que clase de hechizo conjurar. Golpeando su báculo contra el suelo lo levanta algo en el aire y exclama sin titubear.

-¡Rip Maen!- Una luz se destella del orbe del báculo dando como reacción a una corona de luz sobre el cuerpo caído de Koshiro. Que a continuación restaura su forma fantasma reviviéndole para regresar a su forma solida. Permitiéndole ponerse de pie nuevamente.

Agradecida que todo saliera bien salta un poco. –Genial!-

-Bien hecho.- Bear le felicita sin perder su vista de la polilla gigante que corta con su espada disminuyendo considerable cantidad d su barra de HP. –Ahora no olviden que en estos casos deben trabajar en equipo, ya que estas creaturas son de nivel 50, incluso más alto.- Agrega.

-¡GIAAH!- se escucha exclamar de lado izquierdo. Resultando en ser Mimiru que por igual con su gran espada atacaba al caballero enorme que pensaba en atacar a Bear, en tanto daba una pequeña explicación.

-Vamos Bear, no quieras quedarte con todo el crédito. Muchos sabemos lo que te gusta lucirte en lo que ayudas a los nuevos.- En tono algo bufón Mimiru da suaves codazos a su mentor en forma de juego. En tanto Bear solo ríe algo apenado.

El caballero Gigante molesto por ser ignorado deja caer su enorme hacha sobre ambos individuos.

En cuestión de segundo Mimiru y Bear reaccionan, separándose uno de otro y esquivando el golpe que resonaba en la nieve.

-Mimiru, encárgate la polilla junto con Azumi y Kei…me parece. Yo junto con Koshiro acabaremos con el caballero. – agrega defendiendo de un golpe del caballero quedando junto a Koshiro.

-H..hey!- exclama buscando saber qué es lo que hará ella apretando un poco sus manos en el bastón de su báculo al sentirse algo olvidada por unos momentos.

Girando la cabeza en su dirección parece rascar su cabeza a penado.

–Calma, es solo que no termine distribución de lugares. Ya que tu eres uno de los pilares del equipo recomiendo quedarte atrás y en caso de que alguno de nosotros termine herido procures curarle o asistirnos desde con tu especialidad en hechizos gracias a tu clase.- Salta esquivando otro golpe con hacha.

-¡E..Entiendo!- asiente acomodándose para asistir en caso de que la creaturas se salieran de las manos o algún compañero necesitara curación. Ajustando sus pies en la nieve

-Koshiro ¿cierto?- pregunta sacudiendo al recién regresado de su estado fantasma. –Necesito me ayudes con este enemigo.- Palpando su hombro se prepara a atacar nuevamente al caballero al ver una abertura al buscar desprender del suelo su hacha.

Regresando a Mimiru parece esquivar de un lado a otro las envestidas de la polilla gigante.

-Azumi, Kei, no me vendría mal una mano! Además esto debe ser de importancia para ustedes ya que necesitas subir algo de nivel.- comenta algo molesta a ser dejada con la carga de la criatura.

Esquivando nuevamente se impulsa y hace un corte inclinado contra una de las alas que hace que la polilla se desequilibre y golpee la nieve.

-Ha! Eso te mostrara el no subestimar una chica.- comenta con victoria en su tono a pesar de que la polilla aun resiste y se levanta sobre sus patas.

Kei se encontraba atento ante las instrucciones que se daban, aunque, antes, no había planteado una respuesta clara a la cuestión planteada por Koshiro, tenía esa misma duda con respecto a eso, por lo que no podía establecer una respuesta concreta, sino solo suposiciones.

Sencillamente era difícil creer que una persona se encontrara atrapada en un mundo aparentemente cibernético. Dejo salir un suspiro mientras les llevados hacia un nuevo lugar.

-Yo tampoco lo entiendo bien, pero supongo que es algo que debemos averiguar...- apenas le respondió a Koshiro ya que ante la presencia de Bear y Mimiru, mejor prefirió enfocarse en la nueva misión que les habían invitado y ante a las nuevas dificultades que aquella misión confería. Era un hecho que su experiencia era muy baja comparada con la de Bear y Mimiru.

La batalla, mientras, había comenzado y entre lo que parecía “bromas” en las que planteaban un modo de pelea bastante serio, le sorprendió la táctica con las que se desenvolvían aquellos dos que los acompañaban y, en aquel momento, les daban instrucciones para atacar y moverse por lo que ante la petición de Mimiru asintió sin protestar.

-Entendido.- Entre sus habilidades encontró: staccato que le permitió tener mayor posibilidad de éxito en sus propios ataques. Su ataque era bastante ágil y rápido, aunque sí bien tenia bastante fuerza y peso que dañaban con mayor fuerza a aquel insecto contra el que luchaban y, así mismo, la ayuda de Azumi también permitía que el hp de aquel insecto bajara en mayor cantidad.

Su propio modo de pelea difería del de Mimiru y Azumi y con ello comprendió que las diversas clases permitían de algún modo desenvolverse con mejor facilidad y mejor aun si se apoyaba de las habilidades y ataques que sus compañeras de pelea mostraban.

En determinado momento no midió su propia velocidad de ataque y ante la reducción de defensa física que llegaban a causar los blademaster como Mimiru llego a provocar que la agresividad de aquel insecto se enfocara en él, de tal modo que llego a causarle dañe de momento; siendo Soun Li, quien ya estaba preparada ante aquella eventualidad, para curarle de inmediato. Kei redujo su ataque por lo que Mimiru volvió hacia el ataque con el apoyo de Azumi quienes finalmente lograron, en poco tiempo, someter por completo aquel insecto, el cual al morir dejo ver, en la información del carácter, los cambios a favor que había provocado el monstruo con su muerte.

-¡Hecho!- decía Mimiru con satisfacción, de alguna manera su autoconfianza contagiaba y acrecentaba el éxito de aquella misión. – Ese insecto no volverá a molestar, buena ayuda Azumi, Kei, también Soun bien por estar atenta- Ella volteo a ver a Bear y a Koshiro quienes finalmente habían terminado de matar a aquel caballero.- buen trabajo en equipo, pensaba que por el asunto de la Key of the Twilight era difícil creer en alguna unión, y más debido al distanciamiento de los demás.

-Bueno tú también antes jugabas sola.- le respondió Bear.- Y por los demás, en realidad nunca fuimos muy unidos.

-Uhmmm, supongo que tienes un poco de razón.- dijo mientras tocaba con su espada el cofre que había aparecido ante ellos, debido a la muerte de los monstruos que los habían atacado y lo había tomado quedándose de momento la recompensa de aquel lugar, la cual seria repartida al terminar la misión.

Aun las condiciones climáticas conferían un frio helado que Kei no resintió a pesar de la tormenta de nieve, si le volvió a causar cierta inquietud al hecho de que pudiesen sentir con tanta facilidad aquellas condiciones.

Antes de ponerse en camino dos personajes más, llegaron cerca a ellos. Al ser, aquel lugar, una instancia multiplayer podía ver aquella party sin ningún problema, aunque no compartieran las mismas ganancias en cuestión de experiencia y premios. La primera persona era aquella chica que había visto deshacer al grupo de Crimson Knights y fue ella quien comenzó a hablar.

-Tsukasa tenía razón al presentir que ustedes se encontraban aquí- comenzó con bastante tranquilidad refiriéndose hacia Bear y Mimiru. Sonrió con alegría y mientras eso sucedía tomaba la mano de Tsukasa con quien en ese momento parecía más unida a aquel personaje que habían visto apenas al llegar a aquel mundo. Volteo a ver a Azumi, a Soun, a Koshiro y por ultimo a Kei.

-Ellos nos han venido ayudando.- respondió Bear.- se ve que serán muy bueno jugadores en un futuro. – Mientras respondía volteo la mirada a Tsukasa quien miraba a los nuevos jugadores con bastante desconfianza y recelo.
- Les presento ellos son Azumi, Soun, Koshiro y Kei.- añadió Bear para que de aquella manera permitiera que disminuyera un poco la desconfianza generada en Tsukasa, la cual parecía ir en aumento por lo que ni siquiera correspondió al saludo. Kei por alguna extraña razón entendió la desconfianza de aquel jugador.

-Mucho gusto en conocerlos.- respondió con una voz bastante calmada y sincera.- Nosotros somos bastante nuevos aquí, pero en lo que podamos seguir ayudándoles estamos para servirles- sonrió finalmente a Tsukasa quien, aun con cierto desconfianza sonrió.

-Eres muy amable Kei.- respondió Subaru con tranquilidad y una sonrisa solemne.

-Supongo que no han visto a Ginkan.- Cambio de tema Mimiru.- Pensamos que igual le veríamos por aquí

-Parece que él mismo ya había decidido tomar su propio rumbo en esta situación, no se puede negar que también él se encuentra bastante preocupado, aunque no quiero discutir sobre el tipo de justicia que quiere ejercer. – Respondió Subaru con tranquilidad, Tsukasa quien aun no entendía del todo aquella situación presto atención a aquellas palabras y se quedo meditándolas. Bear y Subaru en aquel momento vieron aquella reacción en este último, y después se dirigió una mirada un tanto cómplice entre ambos, como si quieran agregar algo más, pero aun no era el momento.

Era un hecho que Tsukasa poco a poco se vinculaba un poco mas aunque aun le costaba trabajo y Kei no dejo de percatarse en aquello y de algún modo se sintió identificado.

III . Revelations

Spoiler:
Las cosas parecían comenzar poco a poco a aclararse, el grupo regresaba a la ciudad principal y de ahí todos se despedían.

- Es hora de hacer log out, nos veremos mañana Tsukasa y tranquilo encontraremos la solución a lo que te sucede…-

Exclamaba tiernamente Subaru para después desaparecer del lugar, igualmente Bear desaparecia haciendo una señal de despedida y Tsukasa parecía también retirarse, aun mirando desconfiado a los viajeros.

- Ténganle un poco de paciencia así es al inicio, no confía en nadie dada su situación, la cual creo debo aclararles dado que ya los inmiscuimos…-

Mencionaba Mimiru para después parecer aclarar su voz.

- Tsukasa es victima de un error del sistema o algo así, el cual le impide salir del juego, es decir, Tsukasa pasa todo el día, las veinticuatro horas y los siete días de la semana aquí, el puede oler, sentir, percibir las cosas del juego como si fuesen ciertas, puede sentir frio, calor, sueño, inclusive dolor-

La cara de Mimiru reflejaba cierta preocupación al terminar de indicar lo último.

- Es por ello que cuando lo conocimos, varios de los que jugamos y ahora somos amigos, hemos decidido buscar la manera de ayudar a Tsukasa a regresar al mundo real, en fin, creo ya es tarde y mañana hay escuela, bien…Nos vemos mañana!!!-

La chica desaparecía mientras Azumi parecía asombrada y mirando a sus compañeros parecía suspirar.

- Tsukasa parece tener mucho en común con nosotros, dado que igual yo siento, huelo y percibo las cosas, eh de suponer que ustedes también no chicos? Me gustaría hablar con el pero si tan solo supiéramos donde encontrarlo…-

Deteniéndose un poco parecía recibir un mensaje, en el cual se leía:

- Los veo en el distrito norte de Carmina Gadelica…Tsukasa-

Azumi parecía abrir los ojos sorprendía y miraba a sus compañeros con una gran sonrisa.

- Creo vamos a poder investigar…-

Corriendo junto a los demás la peliazul llegaba al punto donde habían sido citados, para llevarse la grata sorpresa que Tsukasa si los estaba esperando.

- Ustedes, porque pudieron llegar a donde se encuentra ella dormida? Por que parece ser que ustedes igual que yo sienten lo que pasa en The World? Quienes son en realidad, gente traída aquí por “Madre”?–
Cuestionaba el chico con una mirada de desconfianza mientras habla con un tono de voz moderado.

La peliazul parecía meditar un poco que le respondería e igual dirigía una mirada de advertencia a sus compañeros para que cuidaran sus palabras dado que un error, el mas mínimo y la conversación con el chico podría terminar.

- Ahí esta!!! Ese jugador ilegal…-

Gritaban un gran número de Crimson Knights los cuales parecían furicos.

- Por el Subaru-sama cambio y ha deshecho nuestra guild pero si lo desaparecemos, nuestra líder podría reconsiderar su decisión…-

Los guerreros parecían rodear a Tsukasa y a los viajeros.

- Demonios, no quiero pelear aquí, de hecho no creo se pueda hacer eso…-
Mencionaba Azumi con cierta duda.

- ¡¡¡Por la justicia y el renombre de nuestra guild no importa romper una regla del juego…ATAQUEN!!!-

Al unisondo todos los caballeros corrían hacia el grupo, el cual observaba a un pequeño gato aparecer, vestido con algunas viejas ropas y un sombrero puntiagudo. Junto con la aparición de este ser, parecía aquella ciudad distorsionarse, para dejarles en una especie de cueva.

- No hay más que hacer…-

Extendiendo su báculo hacia el cielo, el wavemaster parecía invocar a otra criatura que asemejaba estar creada con una sustancia gelatinosa, en el centro parecía llevar un anillo y su dorado color lo volvía impactante. Con suma rapidez, este desprendía varias varillas de su cuerpo y estas atravesaban a todos los Crimson Knights desapareciéndoles.

- Gracias…guardián…gracias Maho-

El gato parecía mirar desconfiado a los viajeros, haciendo que los cuatro sintieran un terrible escalofrió, sobre todo Koshiro.

- Tsukasa, puedes decirnos, que fue todo esto?-

Preguntaba asombrada la pequeña Shirayama mientras caminaba y se acerba al chico.

- Madre me dio a un guardián para que me defienda y Maho es mi amigo, ambos me protegen y ayudan a protegerla…-

A partir de ahí, Tsukasa comenzaba a explicarles sobre su actual situación y como fue que conoció a Subaru, Mimiru y Bear.Les contaba sobre como poco olvidaba quiene ra realmente, como no podia salir de aquel juego, y la soledad que le invadia el pensar en todo ello.

La charla se había prolongado y parecía que no habían dormido nada, se daban cuanta que posiblemente fuera del juego un nuevo día había comenzado por que el número de jugadores online iba en aumento considerable.

Los viajeros parecían atentos a cada palabra de Tsukasa y no habían exclamado nada, hasta que les llegaba un pequeño mail por parte de Subaru, el cual decía:

“Los veo en la Chaos Gate de Lia Fail, encontré a alguien que pude ayudarnos”

Los cinco parecían dirigirse al lugar, transportándose de servidor a servidor, pero al llegar al último algo sucedía, como si se tratase de un terremoto los viajeros y el chico parecían forzados a transportarse a otro sitio.

Cuando abrían los ojos podían notar a seres bizarros y poco funcionales y un gran numero de computadoras en pilas por todo el lugar.

- Que bueno que pudieron venir y traer a Tsukasa-

Subaru se encontraba junto a un chico de ropajes rojos y cabellera azul con un peinado hacia arriba y portando una larga lanza. También había una mujer rubia la cual parecía ser muy seria y a su lado Mimiru y Bear se encontraban, quienes saludaban con un gesto a los recién llegados.

- Y bien ya fue mucho esperar, quien esa misteriosa persona y que es este lugar?-

Cuestionaba la mujer rubia con cierto reproche.

- Se encuentran en mis dominios, en el Net Slum Server, o como algunos han decidido llamarlo, el “Basurero de The World” y yo soy la reina aquí…-

Una voz femenina sonaba en el lugar, dicha voz les era familiar a todos los viajeros quienes asombrados miraban en el cielo a la figura que se hacia presente.

- ¡¿Helba?!-

Exclamaba Azumi para cubrirse los labios, dicha acción llamaba la atención de la dama de blanco quien asentía.

- Un gusto verles a ustedes aquí, parece ser que han venido al lugar correcto para aprender lo que les falta…-

Descendiendo, la mujer de blanco parecía mirar a Tsukasa con cierta intriga para luego sonreír abiertamente.

- Según lo que me contaron y eh averiguado sobre ti, no eres alguien común, además en tus hombros esta una gran responsabilidad, el despertar de la Luz en este lugar, esa Luz es la pequeña niña que cuidas, su nombre es AURA-

Mencionaba Helba para luego mirar a su alrededor.

- Cada vez que tú sientes odio, ira rencor y te dejas llevar por esa oscuridad, ella lo resiente y se ve imposibilitada cada vez más a despertar, pero veo que ahora estas abriéndote paso hacia la luz, lo cual equilibrara las cosas, pero es cuestión de que tu te decidas ponerle fin a tu misión-

Al observar a Tsukasa ahora se dirigía a los demás incluyendo a los viajeros.

- Si es su deseo ayudar a Tsukasa a liberarse de este predicamento, tendrán ustedes mismos que librar la misma lucha y permitir un equilibrio entre la luz y la oscuridad, ni la luz debe gobernar sobre la oscuridad, ni la oscuridad sobre la luz, podemos usar cualquiera de ellas pero nunca dejarnos gobernar al cien, por que de hacerlo este lugar y otros colapsarían, AURA debe despertar, pero Morgana, la conciencia negativa de The World, debe sobrevivir para que haya un equilibrio, solo así habrá tranquilidad en ambos lados-

Helba parecía caminar alejándose de ellos.

- Es momento de que decidan que hacer y como hacerlo…-

La dama de blanco desaparecía mientras Tsukasa parecía pensativo.

- Yo, yo quiero volver a casa, por eso…ayudare a AURA a despertar…si me ayudan creo será mas fácil, por favor…-

Mencionaba el chico mientras sus amigos asentían y aceptaban la misión, al igual que los viajeros.

Al ver esto, el wavemaster parecía mover su báculo una vez más y eran transportados al lugar donde se encontraba aquella niña que habían visto a su llegada al mundo, junto a todos los demás.

- AURA es momento de que despiertes, te lo pido-

Mencionaba el chico con un tono de voz alto, haciendo que las enredaderas que tenían cautiva a la chica fuesen retrocediendo.

- Tsukasa, como te atreves a traicionarme? Acaso no te dije que AURA no debe despertar? por ello te traje aquí, por ello te eh dado todo, pero no eres mas que un desagradecido-

Una voz malévola y femenina se hacia escuchar por todo el lugar, a la par varios guardianes aparecían junto a Maho quien parecía renuente a pelear contra el grupo.

- ¡¡¡Eliminenlos a todos, impidan que AURA despierte!!!-

Los guardianes atacaban separando a todos, quedando Subaru junto a Kei, Bear y Mimiru con Koshiro, BT y Krim con Soun Li, mientras Azumi parecía quedarse con Tsukasa, dando así el inicio a la batalla mientras la mano de la pequeña AURA comenzaba a moverse.


IV . Secrets of the Sun: Koshiro

Spoiler:
La batalla había comenzado; de pronto nos habíamos separado en tres flancos diferentes, protegiendo a Aura, quien se encontraba en el centro; frente a mí, una inmensa criatura de aspecto gelatinoso y azul parecía dispuesta a atacarme. A mis espaldas, Mimiru y Bear aparecían dispuestos a ayudarme.

-Esto no será nada fácil…-me dije para mis adentros y estaba dispuesto a atacarlo, cuando recordé algo; en la mayoría de los videojuegos que alguna vez jugué que involucraban criaturas así, no podías atacarlas con ataques físicos; su estructura gelatinosa lo impedía.

-Mimiru, Bear, no creo que podamos atacarlo con nuestras armas… -lo medité un segundo, mientras mi propio menú se desplegaba rápidamente y me mostraba algunas opciones; de pronto, una idea brotó en mí; si era un juego, probablemente el enemigo, así como nosotros tendríamos algunas debilidades, y tenía algunas habilidades frente a mí que quizás me serían útiles.

Revisé nuevamente mi listado y elegí una habilidad que no conocía; empuñé las dagas, extendiendo mis brazos hacia atrás y me lancé hacia el enemigo.

-¡TWIN DARKNESS!- grité con fuerza mientras me lanzaba y saltaba en el aire; el filo de mis dagas se volvió de un oscuro insondable y violáceo, mientras saltaba en el aire y golpeaba con fuerza al oponente con las dagas y mis piernas, mientras que Mimiru y Bear se lanzaban al ataque.

-¡Espera novato!-gritó la chica- ¡eso no ayuda en nada! –se lanzo y cuando estuvo a punto de embestir a la criatura, la hoja de su espada brilló intensamente y pareció envolverse con una potente descarga eléctrica. Ambas espadas cayeron con fuerza en el cuerpo de la criatura, quien pareció resentirse con tremendo ataque.

-¿¡En qué rayos pensabas!? –gritó el otro chico; ¡no te lances así como así al enemigo! –justo después de decir eso, la criatura sacó un enorme brazo gelatinoso de su cuerpo y lo lanzó con fuerza hacia nosotros, intentando aplastarnos; por suerte, pudimos evadirlo a tiempo.

-No cabe duda de que éste será difícil-dijo Bear, mirando con una sonrisa a Mimiru-. Se pondrá más divertido-dijo, empuñando su enorme espada y con una sonrisa en los labios, corrió hacia el enemigo y se lanzó con un grito de batalla.

-Vaya… en verdad tiene un gran espíritu de lucha-me dije-; -pues claro, así siempre he sido ella-respondió el otro chico, sorprendiéndome; siempre ha sido así… pero bueno, dejemos de hablar, ¡hay pelea para rato! Y también se lanzó al ataque. Sonreí levemente y me coloqué en posición, listo para avanzar.

Para mi sorpresa, la criatura parecía regenerarse lentamente; brillaba con un extraño color verdusco que le recuperaba algo de energía de vida.

-Vaya, para colmo, ésta cosa sabe Rig Saem- dijo, Mimiru, algo molesta-.

–Bueno, no es para menos-le respondió Bear- al fin y al cabo es un guardián, ¿recuerdas? No estamos en cualquier dungeon. Parecían estar muy metidos en su conversación cuando aquella criatura comenzó a moverse a una velocidad bastante rápida y amenazó con embestirnos; nos golpeó a
Mimiru y a mí y nos lanzó lejos, dañándome gravemente. Aunque algo débil, pude acceder al menú y encontré algo que quizás nos serviría.

-¡¡0Ia Repth!! –grité con fuerzas y de pronto un pequeño polvillo verdusco nos envolvió a Mimiru y a mí y al instante, fuimos curados.

-Vaya, te lo agradezco; no es normal que un Twin Blade tenga esa habilidad, pero… ahora no es momento de preguntarse cosas así. La chica volvió a tomar su espada y esta vez corrió lo más rápido que pudo y asestó un brutal golpe al brazo de la criatura, que se cortó en dos partes; por otro lado, Bear, con su inmensa espada, saltaba lo más alto que pudo y dejó caer la espada en la “cabeza” de la criatura.

-No tienes porqué dudar de tu capacidad, Koshiro-respondió Bear- estoy seguro de que aún no conoces todo tu potencial en batalla; solo debes buscar dentro de ti- tras pronunciar estas palabras, la criatura comenzó a vibrar y de pronto, muchos más tentáculos comenzaron a salir de su cuerpo y nos atacaron; en ese instante, fui capturado por uno de aquellos tentáculos monstruosos.

Comenzaba a apretarme con fuerza, tratando de aplastarme por completo, cuando recordé parte de lo que Helba nos dijo: la oscuridad y la luz eran más que simples palabras o enemigos; eran una sustancia tangible, como la que comenzaba a ejercer presión sobre mi cuerpo. Una oscuridad que tomaba una verdadera forma.

Aquello me hizo pensar en un instante cuan difícil había sido nuestra situación desde que nos habíamos separado en dos bandos: D.A.R.K. y B.L.A.K.; caminos separados, divididos entre la luz y la oscuridad, que finalmente convergían en un único sitio: el fin de nuestro viaje. Unos, luchábamos por erradicar la oscuridad que amenazaba con destruirnos a todos, mientras que los otros intentaban sacar provecho de la oscuridad misma para enfrentarla.

Tras ver a la pequeña Aura, encerrada tras aquella prisión de enredaderas, comprendí algo que en un principio tomaba como algo que quizás no fuese importante: la luz y la oscuridad existían porque su contraparte también lo hacía: no había luz sin oscuridad ni viceversa; incluso las enredaderas que encerraban a Aura transmitían una luz pálida, blanquecina, mientras que la pequeña rezumaba un pequeño humo, casi invisible, de un color grisáceo; aquella conciencia llamada Morganna realmente parecía no entenderlo; al destruir a Aura, se destruiría ella, y todos nosotros consigo.

La presión que aquel tentáculo ejercía sobre mi cuerpo haría que dentro de muy poco, mi cuerpo estallase en mil pedazos, de no ser porque un corte limpio penetró el “brazo” y me dejó libre.

Mimiru y Bear parecían entusiasmados con la batalla, dándose ánimos, al igual que a mí. Las palabras de Bear eran ciertas, al igual que lo que alguna vez, Lady Unknown nos dijo: no sabremos nuestro potencial total si nos rendimos con facilidad.

-¡Bien, hay que acabar con esto!-me mostré serio y decidido, empuñando las dagas con tanta fuerza que creí que mis manos sangrarían; los dos chicos asintieron con una sonrisa y encaramos a la criatura.

-Tú solo eres una parte de la oscuridad de este mundo-dije, señalándolo con una daga- pero no por eso debes ser destruido… -me agaché y levanté mis brazos, como si tomaran impulso- ni esa pequeña deben hacerlo… así que… ¡al menos te derrotaré!-

Corrí con fuerza, siendo precedido por Mimiru y Bear, quienes con un grito de guerra se lanzaron al oponente; mientras corríamos, los enormes tentáculos golpeaban el suelo uno tras otro, tratando de golpearnos, pero simplemente nuestra velocidad era más que sus ataques; muchos de sus tentáculos se quedaban algunos segundos en el suelo, donde era fácil cortarlos, mientras que surgían muchos más.

-Si seguimos así, no le ganaremos-dije-.

-Me recuerda a la Hidra; entre más cabezas cortemos, no podremos vencerlo-.

-Entonces habrá que atacarlo en su punto débil-sugirió Mimiru-. Justo antes de evadir un ataque, me percaté de que, en su interior, había un pequeño núcleo que brillaba con un color extraño.

-¡Ahí!-grité-, ¡ahí está su corazón, hay que llegar a él! –cientos de tentáculos cayeron sobre nosotros, pero tras unos rápidos cortes, cayeron por tierra. –¡Hay que distraerlo!-Bear cerró los ojos y lanzó un potente hechizo donde un pequeño bosque salió bajo los “pies” de la criatura y lo golpeó con fuerza, dejándole algo atontado. –¡Mimiru, ahora!- la joven sacó una pequeña carta de su bolso y lo lanzó hacia el enemigo.

-¡The Fool!-la carta se apegó al cuerpo del enemigo y lo dejó en un aparente estado de parálisis.

-Recuerda que es un boss, Mimiru; su efecto no durará mucho-dijo Bear-.

-No te preocupes-respondió la chica con una sonrisa burlona- solo necesitamos un poco de tiempo. Después me miró a mí: -Chico, necesitamos tu ayuda; Bear y yo te ayudaremos a llegar lo suficientemente alto como para que puedas golpear el núcleo del boss, ¿entendiste?

-¿Cómo se supone que haga eso? –no terminé de responder cuando Mimiru me tomó con fuerza y, ayudada por Bear, me lanzaron al aire; tras un breve momento de sorpresa, me dí cuenta de lo que querían hacer.

-Así que un proyectil humano…-dejé que el impulso me elevara más y más, hasta llegar al punto límite- ¡Mimiru, Bear!-grité- ¡distráiganlo! Justo cuando terminé de decir eso, el efecto de la carta se había desvanecido y la criatura atacó con una implacable furia; cientos de pequeños tentáculos, aparentemente electrificados, sobresalían de su cuerpo, dejando el núcleo en el centro de la criatura, muy cerca de su “cabeza”. Para mi sorpresa, un único ojo sobresalió de la cabeza y rugió potentemente.

-Así que ésta es su verdadera forma… -murmuró Mimiru, mientras se colocaba en posición de ataque, al igual que Bear. –Bueno, habrá que usarlos a “ellos”, ¿no crees? Bear se limitó a asentir para sacar de su bolsa un antiguo pergamino, al igual que su compañera; tras recitar una pequeña letanía, las manos del chico se tiñeron de un purísimo azul, mientras que las manos de la chica se tornaron rojas como la sangre.

-Espero que hayan valido la pena los dungeons y las muertes-rió Mimiru con fuerza, mientras Bear asentía con una sonrisa- sólo hay una forma de probarlo.

Ambos colocaron sus manos frente a la criatura y después, pronunciaron el nombre del hechizo.

-¡MERROWS! ¡VULCANUS!- dos gigantescas criaturas sobresalieron y con un rápido gesto golpearon al enemigo; uno de ellos con un gigantesco cristal de hielo, mientras que el otro lanzó un potente rayo de calor.

La criatura parecía algo debilitada, al igual que los chicos, mientras me colocaba en posición y colocaba las dagas frente a mí, dejando mi cuerpo como una pequeña saeta en el aire; impulsado por un pequeño hechizo de fuego que lancé al aire, mi velocidad aumentó y caí en picada hacia el enemigo; sentía el roce del viento en mi rostro, que comenzaba a lastimarme, cuando miré a Aura por última vez, de quien comenzaban a desprenderse sus piernas de las enredaderas.

-Espero que esto te ayude… -grité con fuerza y penetré en la coraza del enemigo, alcanzando su núcleo en pocos segundos -.


avatar
Himoru
Heichō - Cabo Primero
Heichō - Cabo Primero

Sexo Sexo : Masculino
Edad : 33
Cantidad de envíos : 3721
Localización : Inframundo
Humor : Negro
Bandera Nacional : Mexico
Ítem : Woobat
Puntos : 19746
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Hoja de Personaje
Personaje:
Sexo:
Edad:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.