Últimos temas
» Vieja Mansión Deneb
por Okazaki Lun Mayo 08, 2017 7:00 pm

» [ER] Jinja Temple - Templo Shinto (Entrenamiento)
por Okazaki Miér Abr 12, 2017 9:47 pm

» Torre de Mü - Jamir
por Okazaki Miér Abr 12, 2017 9:08 pm

» Festival de verano
por hendrixkin Dom Mar 19, 2017 6:38 pm

» Academia
por Okazaki Miér Mar 01, 2017 6:49 pm

Hashtags

Afiliados VIP
 Nova Orbis
Afiliados normales AQUÍ

Rachat's Angel. Tomo 2.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rachat's Angel. Tomo 2.

Mensaje por Himoru el Miér Oct 26, 2011 4:29 pm

Capitulo 7. Quisiera Estar Lejos.

Spoiler:
Este lugar no me motiva mas...ya no hay nada mas aquí para mi....mi corazón grita una vez mas tu nombre y tu tal vez ni cuenta te des...y hoy me siento un poco mal...

- ¿Eres imbecil o que te pasa? ¿Como se te ocurre no decirle desde un inicio tus preferencias? Lo peor es que lo haya descubierto así....pobre Mikel, ahora solo ruega que este bien...por que si no...juro que te castro....MALDICION contesta el estupido celular- Elina parecía fuera de si, realmente estaba muy molesta y con mucha razón, había dejado que mi debilidad lastimara a mi niño rubio.

- Kenta... es que...no entiendo...¿como te atreviste a meterte con esa chava y aquí, en el edificio, donde sabes muy bien que todos te pudimos haber visto y mas el...?- Romus estaba hablándome desde la ventana de la oficina con un tono muy serio.

- Mikel...este es el mensaje treinta que te dejo, por favor....habla conmigo tan siquiera...te quiero- Elina arrojaba el celular hacia el escritorio y comenzaba a caminar de un lado al otro, idénticamente a una madre preocupada.

- Es que no le veo el porque hacer un gran drama de esto, fue un error y ya...tal vez si debía haberle dicho antes a Mikel lo de mi bisexualidad, pero ya, ¿cuales el gran problema?- era lo que yo decía, como una forma de defenderme de ellos y tal vez de mi mismo.

De pronto un gran ardor cubría mi mejilla derecha, mientras mis ojos solo podían ver el rostro lleno de furia de la pelirroja y algunas lágrimas que provenían de sus ojos me daban a entender que mis palabras le habían hecho enfurecer. Yo no dije nada, sabia que lo merecía, inclusive tal vez merecía mas castigo. Mi mirada buscaba a Romus y al encontrarlo, el solo veía preocupado a Elina. Cuando desviaba su mirada hacia mi, sentía su desaprobación hacia mis actitudes.

- Tori-san, comuníqueme con Hatori-san....si espero...- Elina se había dirigido al teléfono y estaba sentada en el sillón de Mikel, su cara sumida en una seriedad y frialdad total me hacían recordarlo cuando se dirigía a los demás empleados.

- Buenas tardes, Hatori-san...si habla Elina,... si pues me gustaría decir que estoy bien pero no es así....no, la campaña publicitaria va excelente...-al decir esto sus ojos se posaban en mi haciéndome sentir nuevamente incomodo - le hablo para decirle que se ha tomado la decisión de despedir a su secretaria...si, si...Yessica, la razón es por que la descubrimos en una situación muy vergonzosa y demasiado ofensiva...no me gustaría entrar en detalles por teléfono...si, no se preocupe, le pondremos a otra chica capacitada para que le ayude, gracias-

Colgando, volvía a mirarme pero esta vez parecía burlona, tal vez por mi expresión de sorpresa, Elina... ¿había corrido a Yessica por mi culpa, como una forma de revancha por Mikel o solo actuaba como actuaría cualquier directivo de una empresa? Sabia que Yessica era bonita pero solo eso, no sabía muchas cosas y no logro ser una estudiante condecorada, así que este trabajo que tenia lo había cuidado muchísimo y ya lo había perdido.

- Como disfrutare cuando corran a la perra esa...ya me había colmado la paciencia con sus comentarios ofensivos hacia Mikel y hacia mi...- saliendo de la oficina sin ver a nadie y sin expresar algo mas salía de la oficina, seguramente iba a ver como Yessica salía del edificio.

- Se pasa, han hecho tan grande esta situación y ahora se venga de Yessica así...- suspiraba mientras trataba de convencerme que la culpa era de los demás.

- Si, puede ser que para ti sea una venganza, pero es lo justo, en cualquier oficina es regla no tener relaciones sexuales en las instalaciones de la empresa- mi amigo caminaba y negaba con la cabeza - ella tomo esa decisión, falta que Mikel tome la decisión de tu castigo- caminando hacia la puerta, Romus solo negaba con la cabeza y señalaba la computadora.

- Elina me contó que ahí esta el diario de Mikel, supongo por lo que me contó, deberías leer solo uno de los días en los que escribió, la clave es 14-03-1993 al igual que el día que debes revisar-

Cuando el salía, me quedaba solo y cuando respiraba profundamente, el olor de mi ángel de cabellos dorados inundaba mi ser dándome una sensación de gran tristeza y culpa, tal vez esto había propiciado que corriera hacia la computadora y tecleara dicho numero en un icono con forma de trébol y de color negro.

Una pantalla de bienvenida se abría y en ella una foto de Mikel muy serio rompiendo por la mitad la foto de otro hombre y con la frase:

Este lugar no me motiva mas...ya no hay nada mas aquí para mi....mi corazón grita una vez mas tu nombre y tu tal vez ni cuenta te des...y hoy me siento un poco mal...

Tecleando en el buscador de aquel archivo el mismo número de la clave, esperaba a que se abriera la ventana para leer y así poder comprender la magnitud de mi error y ver si podía solucionarlo de alguna manera...




- ¿Como diablos piensan que llegare a tiempo? ¡¡¡MUEVANSE!!!- el destino parecía querer complicarme las cosas, ya que en un día donde la afluencia de autos no es mucha, sucedía lo contrario y el trafico complicaba cada vez mas mi llegada al aeropuerto.

- Debo llegar....tan siquiera....tan siquiera para decirle.....que lo amo- era lo que pensaba ofuscado y contrariado, mientras por la desesperación de perderlo, dejaba mi lujoso automóvil abandonado a mitad de avenida y comenzaba a correr....

...Correr tan de prisa como el día que descubrí a Kenta con esa mujer y aun más que el 14 de Febrero de 1993...el día de mi cumpleaños y el día en el que mi familia desapareció...

Capitulo 8. Solo a Terceros

Spoiler:
Tal vez no sucedió o tal vez esto sea una ilusión
O tal vez sea una obra dramatúrgica y con actores
Y tú eres el principal
Y ese de abajo
Este es secundario
Inicio la función
Y que pasa al final de este drama sexual
¿Valdrá la pena esperar al final?


14 de Febrero de 1993.

Hoy...se suponía que seria un gran día para mí, un día inolvidable, lleno de felicidad y alegría, ya que era mi cumpleaños, día de san Valentín y por fin tenía a alguien con quien celebrar a lo grande ambas fechas.

Pero al contrario fue el peor día de mi vida...

Ayer como te dije, le confesé a mi madre mi homosexualidad, en vez de los grandes gritos y reclamos que esperaba de su parte, solo me abrazo y dijo que aunque no me lo demostrara me quería. Eso me hizo sentir muy feliz y por eso esperaba con ansias este día, por que por fin podría presentársela a mi Toshiro.

Ese día ella entro a mi cuarto y beso mi frente para desearme feliz cumpleaños. Cuando abrí los ojos, ella estaba sentada al lado y me miraba curiosa. Sabia que algo quería preguntarme ya que esa misma cara ponía Elina cuando hablamos y quiere le cuente algo en específico. Cuando no aguanto mas me pregunto sobre si tenía novio.

Confieso que me sonroje y hasta me puse incomodo, pero la actitud tan positiva de ella, me dio confianza para hablarle de Toshiro. Le conté que era mayor que yo, que estudiaba geología en la Universidad de Tokio y que le encantaba todo lo que tenia que ver con sismos y movimientos telúricos. Que era muy tranquilo y responsable y que lo había conocido en una fiesta donde el llego por conducto de una compañera de la escuela. Y que llevaba dos años saliendo con el.

Mi madre había escuchado atenta y sonreía mientras le describía a mi pareja. Ella propuso que lo invitara a cenar en la noche para conocerle, una vez que había terminado de hablar. Yo estaba feliz y radiante, así llegue a la escuela y la mayoría lo noto, aunque desconocían la causa, Elina me contó que muchos creían que era por que había recibido millones de chocolates.

Yo reía ante esto y le contaba a mi mejor amiga la reacción de mi madre, quedando igual de sorprendida que yo. Supongo por que siempre le había dicho que mi madre era demasiado agresiva conmigo y muy fría, tal vez por que le recordaba mucho a mi padre a quien como te dije solo conocí por fotos. Después del receso ambos partimos juntos hacia el parque donde siempre nos encontrábamos Toshiro y yo.

Cuando llegamos ahí estaba el, tan bien arreglado y varonil como siempre, pero su semblante estaba distinto. Le pedí a Elina que se escondiera por cualquier cosa y ella accedió. Una vez que ella se había ocultado detrás de un árbol, yo iba al encuentro con mi novio, quien solo me abrazaba y deseaba un feliz cumpleaños y me entregaba una bolsa de regalo para después besarme y sacar otro pequeño obsequio y entregármelo.

Me decía que esa tarde no podría pasarla conmigo ya que le había surgido un imprevisto y tenia que hacer algunas tareas para su escuela. Yo no me atrevía a reclamarle ni nada, era natural que el tuviese mas ocupaciones, pero si me entristecí ya que tenia la gran ilusión de que el estuviera conmigo.

Sin embargo me decía al oído que me tenía otra sorpresa y que lo acompañase a su automóvil. No podía imaginar que era, así que accedí muy sonriente. Cuando llegamos a el me pidió que entráramos a la parte trasera y yo nervioso solo decía que si. Una vez dentro del automóvil nos comenzábamos a besar y sus manos comenzaban a acariciar todo mi cuerpo, el cual se estremecía. Yo torpemente también comenzaba a acariciarle y el parecía disfrutarlo. Una vez semidesnudos ahí, comenzaba a meter su mano en la parte posterior de mi cuerpo cubierta solo por mi boxers. En ese momento comencé asentir un poco de dolor pero después poco a poco con el entrar y salir de sus dedos, empezaba a sentir un placer inimaginable. Trate de corresponderle y comenzaba a subir y bajar mi mano con rapidez debajo de su ropa interior.

Ambos estábamos tan excitados que llego el momento, me cargo y se introdujo en mi con tal fuerza que derrame unas lagrimas, pero a los pocos minutos comenzaba a acostumbrarme y comenzaba a cabalgar como todo un experto, mientras los besos y caricias no cesaban. Después de un rato así, ambos terminamos exhaustos. Y yo le agradecí el que creía había sido mi mejor regalo de cumpleaños, mi primera vez.

Nos vestimos y despedimos con un gran beso. Me baje del carro y el arranco no sin antes sonreírme. Elina quien se había quedado ahí me miraba algo intrigada y yo sin poder ocultarle le abrace e invite a ir a tomar un café para platicarle lo sucedido, cosa a la que accedió gustosa.

La charla no duraba mucho, pero logre contarle todo antes de que su padre viniese y la reprimiera frente a mí sin que pudiese defenderla. ¿Por que su padre no la quiere? no lo se...pero hoy igual para ella fue un día decisivo.

Así que aun a mitad de tarde me había quedado solo, por lo que decidía mejor regresar a casa. Cuando llegaba y abría la puerta del pequeño departamento escuchaba algunos ruidos extraños provenir de la recamara de mi madre. Pensé que era la televisión y que ella había salido sin apagarle como era su costumbre, sin embargo al llegar ahí y abrir la puerta vi algo espantoso.

Mi madre desnuda junto con Toshiro....

Cuando me vieron mi madre cínicamente reía y me decía que mi novio tenía su visto bueno, que era un gran amante y que de vez en cuando lo tomaría prestado. El solo me sonreía y me preguntaba si quería repetir lo de esta tarde pero que ahora mi madre participaría.

Yo no decía nada y solo dejaba caer los regalos que me había dado para de igual manera salir de aquel asqueroso lugar, entrar a mi cuarto, sacar algo de ropa, tomar mis ahorros y salir corriendo sin dirección fija.

Cuando iba corriendo por alguna calle me encontré a Elina algo golpeada pero con una mochila y una sonrisa. Al verme, suspiro y me abrazo fuertemente y dejo que le contara todo lo que me había sucedido. Después ella me contó que había decidido salirse de su casa y comenzar una vida alejada de los golpes e insultos. Fue ahí cuando prometimos cuidarnos y ayudarnos a salir adelante.

Y de igual manera me prometí a mi mismo no enamorarme de un bisexual, ya que creo siempre me dañaran y nunca serán sinceros. Así también nunca me enamore de nuevo, por que una vez que entregas todo por amor....el otro muestra su verdadera y dolorosa realidad...y no quiero volver a sentir dolor....




Cerrando la ventana y apagando la computadora, algunas lagrimas salían de mis ojos...era verdad, había dañado sin saberlo a Mikel y aunque su fachada fuese tan fuerte, en su interior aquellas heridas no cerraban y tal vez no cerrarían nunca.

Y yo las había hecho más grandes....

Capitulo 9. The Kill. Parte II

Spoiler:
- Pasajeros con destino a Londres, se les informa que pueden comenzar a abordar por la puerta siete, Aerolíneas Starlight agradece su preferencia-

Ya era tiempo, tomando mi maleta con gran desanimo miraba hacia todos lados para luego suspirar...

El no me había perdonado y eso dolía...




No podía creer que lo que leía era cierto, sin embargo no deseaba quedarme con dudas, volvía a entrar a su diario electrónico y privado y leía los días siguientes al que había leído. Ahí me fui enterando de como siguió estudiando y trabajando al igual que Elina. Como ella decidió ser modelo, estudiar relaciones comerciales y mercadotecnia mientras Mikel decidía entrar a estudiar diseño de modas.

Leia como después del triunfo de mi ahora prófugo amado en un desfile amateur organizado por la escuela, le llovían ofertas de trabajo aun sin titularse, como el decidía fundar su empresa A&D (del español Antes y Después) con ayuda de Elina y como poco a poco la empresa fue escalando y llegando al nivel que tenia ahora. Sobre sus respectivas familias, Mikel solo mencionaba en un par de ocasiones algo sobre ellos.

Dado el éxito de Elina, su padre fue a buscarle en algunas ocasiones para exigirle dinero, ya que según el señor, era obligación de la pelirroja mantenerlo. Como respuesta recibió una golpiza dada por los guardaespaldas de ella y una orden de restricción, dado que ella lo demandaba por acoso sexual y extorsión.

Al llegar al día antes de nuestro accidentado encuentro había la única mención que había sobre su madre y Toshiro después de aquel horrible momento.

- "...ya casi para finalizar con este día e irme a casa para no seguir respondiendo por que no asistiré al Fashion Week debo decirte que la policía me llamo para informarme que en un barranco habían encontrado un automóvil y dentro de el dos cadáveres que podían ser "esa mujer" y su "hombre", me pidieron ir a reconocerlos, pero les dije que no tenia tiempo....que si eran o no, me importaba poco y que si el procedimiento era que los mandaran a la fosa común lo hicieran...ya buscare en que distraerme" -

Ese párrafo me hacia estremecer, era tan frío e impersonal, hasta ese momento pude darme cuenta de la magnitud del odio y rencor que Mikel guardaba en su esbelto cuerpo. Aun con cierta curiosidad leía los días siguientes donde parecía que solo una frase le bastaba para expresar todo su sentir:

- Hoy sentí miedo...mi corazón brinco como no lo hacia hace tiempo-

- Creo que es cierto...el amor llega solo...pero yo no quiero-

- No lo han encontrado y ya me estoy desesperando...quiero verlo una vez mas para saber que siento de verdad-

- Tengo un presentimiento de que esta será una gran noche...-

- Me encontró y salvo...hizo que mi corazón se descongelara...pero tengo miedo aun de que sea un espejismo-

- Estoy pensando realmente....que el viva definitivamente conmigo, creo fielmente que el no me hará daño, será gracioso si Elina planea pedirle lo mismo a Romus...la veo muy feliz. También quiero ver la posibilidad de conseguirle una beca en una escuela en Londres, quiero que se vuelva un gran arquitecto y seria bueno para que empiece a hablar otros idiomas...se lo propondré mañana en la noche...-

Esa ultima frase me calaba hasta el alma, el estaba pensando en entregarse completamente, que comenzáremos una vida juntos, inclusive pensaba en mis sueños y yo...yo solo pensaba en mi...

Por vez primera sentía nauseas de mi mismo, me odie como a nadie y salía de aquel edificio con la cabeza agachada, la gran oportunidad de ser feliz la había destrozado...ahora solo podía regresar a mi vida simple, vacía y triste que era antes de conocerlo.





La banda tocando en aquel extraño bar llamado Bar of Kaze era bastante buena, la melodía que interpretaban me hacia sentir identificado decía tantas cosas que alguna vez quería decir y que en este momento me gustaría decirle a Kenta. Me sentía honrado al ver que la banda usaba ropa que yo había diseñado anteriormente. La guitarrista lucia elegante mientras la bajista le daba el toque divertido a su conjunto. El baterista lucia muy serio pero a la vez su ropa parecía la contraparte de la que usaba la guitarrista.

Sin embargo el vocalista atraía mi atención, su poderosa voz, su porte y su forma de cantar con la que transmitía la sensación de lo que decía la canción no lo había visto en cantantes de mayor edad y reconocimiento. Su cabellera azul brillaba por las tenues luces que iluminaban el escenario.

Al girar mi rostro podía ver a una mujer de rizado cabello color negro y portadora de una belleza insuperable, inclusive era más hermosa que Elina. Dicha belleza se encontraba acompañada de un sujeto de cabellera negra y bien parecido. Ambos miraban al cantante sonriendo mientras el hombre tomaba de la mano a la dama quien se levantaba y caminaba a la salida.

- Ahora estas comprendiendo como si hay personas que sienten el verdadero amor, una esta cantando, las otras están sentadas ahí- la dama señalaba a una pareja en cuyos ojos se podía observar sus sentimientos, ella menudita y algo frágil de cabello blanco y unos grandes ojos verdes, el de cabellera gris alto y un poco imponente, cuyos ojos grises parecían tener una forma algo típica de las personas crueles.

- Y otra aun no ha podido ver que esta por perderlo todo- al momento de decir eso, sus ojos se posaban en mi y me dirigía una tierna sonrisa - ¿Nos vamos, Hades?-el tipo solo asentía y ambos salían del lugar con calma.

El simple hecho de oír ese nombre me hacia sentir un poco extraño, pero pensaba que había en el mundo padres algo extravagantes y que daban a sus hijos nombres fuera de lo común.

- Gracias, nosotros fuimos [8dO]...gracias-

La banda había terminado de tocar y yo salía de mis propios pensamientos al ver que el cantante se acercaba y sentaba frente a mí.

- Es un placer tenerlo aquí como publico señor Mikel, como vera nosotros usamos ropa de su colección, me presento, mi nombre es Himoru Shirayama- el peliazul me hacia una cortes reverencia a la que yo respondía con extrañeza.

- Para mi es también un honor que les gusten mis creaciones- respondía tratando de ser un poco cortes, aunque en esos momentos no podía serlo.

- ¿Puedo decirle algo Mikel-san?- el chico parecía confiable, antes de recibir mi respuesta giraba su rostro hacia una de las pantallas donde se estaba sintonizando un partido de soccer, me parecía que eran los Yokohamas Marinos quienes jugaban ese día, no estaba seguro ya que no era un fanático de ese deporte

- ¡Bueno ese chaparro es idiota o que?...ahora tiene que anotar ese penal!- le oía decir con gran enojo mientras veía en la pantalla a un chico que había caído al suelo y se levantaba, para después cobrar el tiro penal y anotar - GOOOOOOOOOOOOOOOLLLLLL- se oía rugir en varios de los asistentes al bar, mientras la imagen de Hiroshi Nakamura, el autor del gol festejando era la imagen en todas las pantallas.

- Perdón Mikel-san, solo quería decirle algo que me hizo pensar mientras lo veía desde el escenario...La vida tiene su valor, solo cuando hacemos que valga la pena vivirla...- sonriendo el joven músico se levantaba tras decirme eso y se reencontraba con sus compañeros de banda, quienes me veían y también sonreían y asentían como si apoyasen a su líder.

En ese momento no entendía muy bien lo que me quería dar a entender, solo sentí la necesidad de pagar e irme de ese lugar.

Hasta ahora cuando estoy apunto de perderlo todo, entendí esa frase...

Capitulo 10. Reencuentros 2.

Spoiler:
La tierra, la maquinaria, el polvo, la suciedad, el apabullante ruido de los claxon sonar...un mundo común para mi, un mundo inexplorado para el...

Faltaban cerca de dos semanas para el final de mes y para que se estrenara la nueva colección cuando decidí volver a la oficina, mí semblante aun era muy serio mientras que Elina trataba de animarme un poco. Sin embargo no podía, al parecer todo lo que me rodeaba ahí me lo recordaban.

Sin embargo, al cerrar la puerta de mi oficina parecían comenzar a llover los problemas. Desde que las costureras aun no terminaban algunas cosas en las que tenían dudas, hasta la plantación y difusión del evento, era extraño que todo eso me resultara muy pesado cuando antes era común arreglarlo. Pero había algo más importante, tal vez la columna vertebral de todo el evento, las fotos publicitarias a utilizar.

Mirando la computadora de manera vacía y sin ánimos revisaba una a una las fotos de Romus y Kenta, en cada una parecía repetirse la escena de los vestidores.

- ¿Sabes?...creo el esta arrepentido después de terminar las sesiones de fotos, el renuncio y se fue de aquí diciendo que tal vez era lo mejor, pero yo no lo veo así, si tan siquiera hablaran...- mencionaba Elina con tranquilidad mientras acariciaba mi mejilla limpiando las lagrimas que habían estado brotando desde que vi las fotos.

- Pero y...- sollozando la abrazaba con fuerza- ¿si me miente? ¿si no es sincero?...ya no quiero sentir dolor, no quiero volver a sentir como mi corazón se parte en fragmentos y que nadie estará ahí para recogerlos- decía con mi llanto, un llanto que había acumulado durante mucho tiempo y que ese día deje fluir.

- No lo sabrás...si nunca lo averiguas, es natural tener miedo y creo comprenderte muy bien, pero ahora tu debes levantarte, usa todo lo que tienes para enderecer tu tallo roto y dejar de ser esa flor rota...- mi pelirroja amiga me besaba en la frente mientra yo solo seguía llorando mientras por dentro agradecía tener una amiga como ella a mi lado.




- Inoe, trae mas mezcla ¿o temes romperte la mano? digo con eso que fuiste modelo-

Esa se había convertido una de las tantas bromas habituales desde que había regresado a mi trabajo de reparador de calles para el distrito. Los primeros días me molestaron y mucho pero pasados algunos días ya me eran inofensivas.

Sin embargo todo ese tiempo había pensado en mi ángel de dorados cabellos, si lo habrían encontrado, si estaba bien, si había ya vuelto a sonreír…?

Reí un poco mientras seguía con mis labores, con su posición y su fama, podía andar con quien quisiera, encontrar a alguien mejor, pero tal vez no a alguien que lo amara hasta sentirse estupido como yo.

La tarde estaba cayendo y como era costumbre, reforzábamos las señalizaciones y cercábamos el perímetro para evitar que algún automóvil pasara y echara por la borda horas de trabajo. Estaba poniendo la última señalización cuando veía un automóvil BMW color rojo acercarse a gran velocidad. Como podía trataba de hacerle señas con la bandera de que debería desviarse, sin embargo parecía ignorarme y acelerar más. Cuando parecía casi arrollarme, frenaba de improvisto y derrapaba unos cuantos metros alejado de mí.

De el bajaba para mi sorpresa Romus quien ayudaba a bajar a Elina. Parecía que ambos eran el uno para el otro, aunque el seguía con su afición de coleccionar conquistas, le era tan fiel como un lobo domesticado a la pelirroja. Mi corazón palpitaba de manera intensa al ver como la puerta del conductor se habría. Bajando podía verlo, era Mikel con un semblante triste, sus ojos denotaban haber estado llorando.

Cuando reaccionaba, lo único que hacia era correr para posicionarme frente a mi niño y bajar la cabeza en señal de estar apenado mientras un par de lagrimas salían de mi rostro y con una voz baja le decía

- De haber sabido antes todo lo que has vivido...yo, tal vez yo...lo siento mucho, pero solo quiero decirte...te amo-

Después de decir esas palabras esperaba un puñetazo, palabras de desprecio pero nada de eso se hizo presente, un abrazo y un beso tierno y húmedo depositado en mis labios mientras los demás trabajadores comenzaban a hacer chistes, burlarse o sencillamente ver estupefactos la escena.

- Señores... ¿que nunca habían visto a una pareja reconciliarse?- mencionaba Mikel mientras me abrazaba con toda su fuerza.

- Alguien por favor avísele a Umaga-sama que nos llevamos a Kenta y que disculpe las molestias- les gritaba mi amigo mientras todos lo veían celosos ya que vestía de manera elegante y de su brazo llevaba a una hermosa mujer.

Esa noche fuimos al penthouse de Mikel, la cena habían sido hamburguesas compradas en Burger Prince, ya que nadie quería cocinar. Después de comer y reír un poco Elina y Romus se iban a su habitación dejándonos por fin solos. Mirándole algo nervioso no me atrevía a decir o mencionar algo.

- Cuando encuentres a una chica hermosa y que realmente te ame por como eres...ese día te dejare libre...y no llorare ni me interpondré entre ustedes, se lo que para ti debe significar tener familia, casarte...-

Con un rápido beso apasionado y tomándolo en mis brazos le interrumpía, sus palabras si bien eran sinceras, me dolían, me dolían por que sabia que pronunciarlas era un dolor inmenso para el.

- El día que encuentre un hombre o mujer que superen tu corazón y el amor que me das, ese día será nunca...-

Al terminar de decirle esa frase sonreía un poco y sacaba de su saco un papel que me entregaba, en el estaba escrita una dirección de Internet y una clave.

- Con las prisas ya no pude imprimir tu carta de aceptación para el colegio Folkwang en Londres, espero estudies mucho, futuro Arquitecto Inoue-

Yo riendo ante la sorpresa no podía hacer otra cosa más que besarlo y cargarlo hacia la cama, esa noche nos reconciliaríamos del todo y le agradecería el que cumpliera mi sueño.




Un día antes del evento de presentación, todos estábamos muy nerviosos e inclusive muy serios, parecía que el gran desgaste físico sacaba nuestro lado neurótico y lo dejábamos salir con el menor motivo. Era gracioso que después de lo sucedido, Kenta y yo siguiésemos como si nada hubiera pasado.

En la noche, por fin pudimos celebrar que todo estaba listo para mañana, todas las áreas parecían felices y realizadas, ya que después de un lanzamiento era común que se les diera dos días libres como recompensa. Planeaba que si todo salía a la perfección darles la sorpresa a los trabajadores de que en vez de dos días seria una semana completa, estaba de tan buen humor que planeaba relajarme un poco.

- ¿Que te parece si nos llevamos a nuestros modelos a una pre-fiesta?- me proponía Elina picadamente entendiendo que lo que ella quería era irse de juerga, a lo cual yo accedía inmediatamente ante la sorpresa de todos, incluyendo a Kenta.

El lugar elegido para la parranda había sido el bar latino que habían abierto la semana anterior y a cuya inauguración fuimos invitados pero que no pudimos asistir por muchas y diversos factores. Caminando llegamos ahí, se veía bastante calido y muy divertido.

Al entrar nos percatamos que si había mucha gente y que la música era en español, lo cual me hacia gracia ya que tanto mi amado como Romus-san tenían una cara de extrañeza total al no entender ni una palabra de aquella música. Sentándonos en una mesa comenzábamos a pedir, en un arranque de valentía todos decidíamos probar el tequila, una bebida mexicana que decían era muy fuerte y que comprobamos empíricamente.

Realmente el alcohol nos había relajado y estábamos ahí riendo y haciendo bromas ante la mirada de muchos de ahí quienes parecían animarse y comenzar la gran fiesta. Realmente la música en ese momento se prestaba para bailar muy pegados y eso lo veíamos en Elina y Romus quienes bailaban muy sensualmente ante las miradas de todos quienes aplaudían a la pareja.

- Me concede esta pieza señorito...- mi castaño amor me extendía su mano con toda amabilidad y yo no dudaba en tomarla y dejarme llevar por el ritmo de la música y por el.

Ambos nos mirábamos a los ojos y cuando nuestros labios estaban a punto de juntarse en un tierno beso, un jalon y un golpe en mi mejilla me hacían salir de ese ensueño. Miraba atónito la penosa escena que se estaba suscitando ahí, Kenta frente a mí como un escudo mientras soportaba los insultos y los manotazos de una mujer, la misma con la que le había encontrado esa vez.




Todo había pasado muy rápido, apenas había entrado en un estado de enajenación total con mi rubio ángel cuando veía como Yessica entraba en aquel momento tan especial y lo rompía ferozmente. Sus ojos estaban inyectados con sangre, sus facciones desencajadas, realmente en ese momento comprendí el termino de "mujer despechada"

- Por el me cambiaste, por el me abandonaste...lo voy a matar, deja que lo haga pedazos, me importa un bledo si es rico o no, maldito gay de mierda- gritaba ella mientras manoteaba, pero al decir la ultima frase no pude contenerme mas y yo le abofeteaba con tanta rabia que muchos se paraban de su asiento por si era necesario defender a la chica de un bruto.

- Escúchame bien, Mikel es un gran ser humano y su sexo es lo de menos, el si me ama, el realmente me quiere por quien soy, no por como luzco o por que tan bien le hago el amor....es mil veces mejor que tu quien te decías mi amiga y me usaba como su prostituto personal...anda corre ve y busca a otro idiota a quien puedas tirarte y tal vez el si desee hacer el trío con el que sueñas...adiós Yessica-

Mi voz sonaba tan firme y decidida, que internamente me sorprendía a mi mismo de lo que había hecho. Pero era natural no permitiría que alguien insultara a Mikel y menos alguien tan enferma como lo era mi ahora ex-amiga Yessica. Al notar la tensión del momento, caminaba a abrazar a mi amado y besándolo tiernamente solo exclamaba.

- Vámonos de aquí...hay mucho que hacer mañana ¿no?- mi chico me miraba alegremente y asentía mientras veía como Elina acudía con el gerente y le entregaba una tarjeta, seguramente de la oficina para que mandase la cuenta.

- ¡Te juro Kenta que te vas a arrepentir de esto, te lo juro!- me gritaba Yessica con mucho odio mientras de sus ojos lagrimas brotaban.

Ojala le hubiese creído en ese momento...

Capitulo 11. Kuroi Namida

Spoiler:
- Y uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, vamos chicos y chicas muévanse, que no se note forzado, otra vez -

- Parece que Red esta muy emocionada, ¿no lo crees?- me decía Elina quien estaba sentada al lado mío viendo como el ensayo de la pasarela se iba dando. Ambos veíamos como nuestra amiga Red preparaba a los modelos con tanta pasión que el fuego en sus ojos resplandecía aun más.

- Ya lo creo, supongo que eso de andar de niñera no la llena del todo- mencionaba para levantarme de ahí con mucha tranquilidad. Estaba tan seguro del éxito del evento que había decidido no presionarme y tratar de estar tranquilo.

- Entonces... ¿estas segura de no querer mudarte a Londres con nosotros?, de todas formas ahí abriré una sucursal de la empresa, ya vez que tuve muy buena recepción por el publico europeo-

- ¿Y quien cuidara el imperio que hemos formado aquí en Japón? vete tranquilo, de vez en cuando vendrán o tendremos que ir...además a Romus no le gusta hablar ingles, dice que se siente estupido- riendo la pelirroja volteaba a ver a su amado y le lanzaba un beso que el hombre atrapaba para después ser reprendido por Madame Red, una vieja amiga y modelo retirada.

Parecía que todo terminaría bien, seria solo un evento más y Kenta y yo podíamos comenzar una nueva vida. Me retiraba tranquilo a mi hogar, sin imaginarme lo que pasaría en la tarde.




Realmente el modelaje no era lo que me imaginaba, creía que solo era caminar y lucir "bonito". Cuando fue el ensayo de la pasarela, esa idea se esfumo como una nube de humo. Las seis horas que había durado caminando, girando y oyendo los gritos de la extraña mujer me habían cansado y mucho. Mi niño amado había girado órdenes de que los vestuarios fuesen acondicionados como camerinos, para que ese día no tuviésemos que salir. Además un sequito de gente nos cuidaba y servia como si fuésemos miembros de la realeza.

El ambiente era muy tranquilo, las demás personas contratadas para modelar nos felicitaban a Romus y a mí por haber conseguido tan importante campaña siendo unos amateurs. Romus agradecía amablemente mientras yo trataba de esconder mi vergüenza, no estaba acostumbrado a recibir felicitaciones y menos de gente "hermosa" e "intocable". Una de ellas caminaba hasta un televisor y lo prendía.

El programa era una de esas versiones nuestras de los programas de chismes, sin embargo algo llamaba mi atención de sobremanera y era que el titulo decía:

La realidad del ángel Mikel. El infierno en A&D

En el veía a un chico con todo el porte de modelo, de cabellera negra junto a alguien muy conocido...Yessica.

Ambos hablaban con el conductor y describían cosas horribles de las que yo nunca había sido testigo, pero sonaban tan coherentes y sinceros que poco a poco me fui interesando en oírlos mas y mas.

- Entonces díganos, ¿es verdad que los modelos masculinos tenían que tener relaciones sexuales para mantener su contrato?-

- Si es verdad, de hecho...yo...yo fui despedido por no sucumbir mas a sus perversos deseos, lo soporte durante un año, pero después ya no pude mas y supongo que se harto de mi y por eso me corrió- respondía el modelo de nombre Kojiro.

- De hecho...yo puedo asegurarlo, durante mis años trabajando ahí pude observar esto, pero...ahora que entro el actual modelo principal, quería protegerlo, pero discutimos y no me quiso creer, temo que se convierta dentro de poco en otra de sus victimas...por favor Kenta...aléjate de el- Yessica había intervenido y parecía consternada, realmente no parecía actuar.

La duda se apodero de mi, ¿realmente Mikel era como decían esos dos? Anteriormente había visto algunas otras caras de el, pero sabia que había tal vez mas que aun no descubría. ¿Seria yo solo su diversión por algún tiempo y después me botaría?

Entonces recordé lo que había leído en su diario:

"Y de igual manera me prometí a mi mismo no enamorarme de un bisexual, ya que creo siempre me dañaran y nunca serán sinceros. Así también nunca me enamore de nuevo, por que una vez que entregas todo por amor....el otro muestra su verdadera y dolorosa realidad...y no quiero volver a sentir dolor...."

De ser así, el había jugado conmigo y no había sido sincero y si el se había molestado por mi falta anterior, yo no iba disculparlo, había hecho un drama sin el ser un santo.




El evento se llevaba con toda regla, siendo un éxito rotundo, la gente aclamaba la nueva línea de ropa al igual que a los modelos revelación. Yo detrás de bambalinas disfrutaba de las palmas que se llevaban cada conjunto y ellos mismos. Eso me estaba ayudando a olvidar las incomodas preguntas de los reporteros en la alfombra roja.

Al llegar al momento de salir, Kenta me llevaba de la mano pero algo en su tacto me decía que había algo malo. La selecta audiencia que había asistido al evento aplaudía y vitoreaba mi nombre. Pero dentro de mi la preocupación por lo que le sucedía a Kenta hacia que aquel vitoreo no tuviesen repercusión en mi.

Una vez iniciada la recepción me dirigía a mi oficina, quería calmarme y pensar bien las cosas, cuando entraba en una de las sillas frente al escritorio, se encontraba sentado Kojiro. Su blanca sonría me indicaba que no era para nada buena su presencia.

- Ahora no estoy buscando modelos, además de que la encargada de ahora en adelante será Elina, comunícate con ella después...tal vez tenga algo para ti...- le contestaba de manera cortante mientras me sentaba en mi silla y lo miraba con desprecio, aun estaba presente su imagen en la televisión.

- Vamos Mikel, sabes que no vine a eso...sencillamente quería felicitarte, tu campaña ha sido un éxito y todo va bien en tu vida... ¿sabes? me contaron que aun sigues con tu afición a coleccionar modelos...aunque no se por que no me llamaste de nuevo- acercándose me hacia sentir un poco incomodo, pero al notarlo ya se encontraba detrás de mi y me abrazaba para después comenzar a besar mi cuello.

- De..detente, yo...yo amo a alguien- era lo único que podía decir mientras forcejeaba para que dejara de hacerlo.

Sus manos continuaban acariciando mi cuerpo, a lo cual yo solo podía pararme de la silla y alejarme de ahí. Me sentía muy incomodo.

-¿Que planeas Kojiro? ¿Por que haces esto?- exclamaba desde una distancia considerable y cerca de la puerta.

Kojiro ya se encontraba con la camisa desabrochada dejando ver su atlético torso, tomando mi mano me jalaba hacia el y en un movimiento extraño caíamos al suelo, quedando yo arriba de el.

- Ahora si...mi venganza esta consumada- me susurraba al oído a la par que una lluvia de flashes de cámaras, el gran barullo de voces me hacían voltea hacia la puerta y encontrarme con la mirada llena de dolor de Kenta quien traía a Yessicca del brazo.




El evento había seguido como estaba establecido y yo siguiendo las indicaciones que la mujer de rojo de la tarde nos había dado. Sin embargo lo que había visto en la televisión y todo lo que habían dicho sobre mi ángel rubio me seguía doliendo y dando vueltas en la cabeza, que todo lo que hacia era roboticamente.

Una vez terminado el evento, solo oía algunos aplausos y gritos de apoyo para Mikel me hacían sentir incomodo. Cuando el salía a la pasarela, le tomaba la mano con cierta desgana y hasta podría decirse con enojo. Una vez que se terminaba el desfile, me dirigía hacia el camerino, deseaba un poco de tranquilidad para pensar y luego ir con Mikel para platicar con el.

Al entrar al lugar, me llevaba la sorpresa de que Yessica se encontraba ahí, vestida de manera muy sensual y elegante. Cuando menos lo esperaba, ella me estaba abrazando mientras lloraba amargamente.

- Kenta dime que no has caído en la red de ese sujeto...dímelo- su voz sonaba tan llena de preocupación que lo único que hacia era reafirmarme las declaración de ese sujeto en la televisión. Me dolía pensar que el solo jugaba conmigo y que lo vivido en los últimos días era solo un tiempo de esparcimiento.

- Ven vamos, ayúdame a desenmascarar a ese tipo...- tomándome de la mano Yessica y llevándome hacia la oficina de mi amado, nos topábamos con algunos reporteros quienes deseaban entrevistarme. Por alguna razón a mi acompañante le deba gusto eso y les pedía seguirnos.

Cuando llegamos a la puerta de la oficina de Mikel, mi corazón latía a mil por hora y al abrirla puerta me encontraba una escena que me dolía ver. Aquel que me declaraba amor estaba ahi, con un tipo semidesnudo, que no era otro más que el modelo que había salido en la tarde.

- Señores, el diseñador Mikel...trataba de callarme proponiéndome un nuevo contrato y estábamos sellando el pacto como acostumbra a sellar todos sus contratos con los modelos.-

Eso era lo último que oía mientras salía de aquel lugar corriendo tratando de que todo fuese solo una pesadilla...

Una pesadilla de la que desperté muy tarde....




Después del incidente, había corrido hasta mi departamento para encontrar a Kenta, ahí estaba pero nada se resolvía, el no quería escucharme, yo no podía tranquilizarme. Me dolía tanto ese momento que aun ahora no puedo entender como lo soporte. Ambos estábamos dolidos y ni siquiera las intervenciones de Elina o Romus nos detenían.

- Entonces ¿crees de verdad todas las estupideces que dijo ese imbecil?-

- No me das otra alternativa, tu historia es tan infantil, ¿por que no eres sincero de una vez y me dices que solo pretendías un rato de diversión eh?-

- Claro, perdóname, es que soy algo estupido, pero bueno supongo que Yessica es mas lista, de hecho ¿cuando se casan?, por que veo que aun se frecuentan dado que estaba contigo...-

- Tan siquiera ella se preocupa por mí...-

- Tan siquiera con Kojiro, no temería siempre que otra me lo quite-

Eso fue lo que finalizo la discusión, esa última frase sentencio el final del cuento de hadas que había vivido durante el mes.

- Lo mejor es que te vayas a Londres, ocupa esa beca....y realices tu vida, tu anhelada vida normal, si no puedes confiar en mi, si no puedes ver en mis ojos que te digo la verdad...es mejor así-

Entrando a mi habitación cerraba con llave y me tiraba a la cama...llorando amargamente mientras el sonido de la puerta cerrándose era como el punto final del sueño.


Capitulo Final. Dream Catcher

Spoiler:
Mi mente siempre recuerda fragmentos de ternura
Los abrazos dentro de mi pecho

Mi corazón inmovilizado por las lágrimas
Incluso en momentos imperceptibles
Busca el cariño que no puedo obtener…


El día siguiente fue un total caos en todos los medios de comunicación. Prensa, radio, televisión e Internet se saturaban mostrando las imágenes del escándalo del año. Sin embargó poco duraba ese gusto por destrozar con palabras las reputaciones ajenas, ya que igualmente en varias cadenas de televisión y radio mostraban las consecuencias de dichos acontecimientos.

- ¿Entonces que procederá ahora señor? ¿Demandaran? ¿dónde esta Mikel?- eran las preguntas que parecían repetirse una y otra vez en las noticias mientras se observaba a un hombre de cabello entre cano saliendo de lo que parecía ser un juzgado.

- Ya les hemos dicho que ya se ha girado una orden de presentación en contra de Yessica Smith, ya que Kojiro Matsuda ya se encuentra en disposición de las autoridades y ambos están demandados por difamación y daño moral-

Las noticias seguían y los cuestionamientos hacia quien era el abogado de Mikel parecían no cesar. Mientras que en otros canales pasaban como esa misma noche Kojiro era aprendido en el lugar del desfile y respondía a los cuestionamientos de la prensa.

- Si ya cállense, déjenme en paz…ya ¿quieren oír la verdad?, si mentí…esto lo prepare para destruir a Mikel… ¿satisfechos? Vengarme por rechazarme, por darle esa campaña a un perfecto desconocido…-

Esa declaración me golpeaba como una bofetada, lo que Mikel había dicho esa noche era la verdad y no le había creído. Apagando el televisor antes de que las notas sensacionalistas y sumamente amarillistas comenzaran, tomaba el teléfono celular y marcaba un número, recibiendo como respuesta el clásico mensaje: Deje su mensaje después del tono.

Había marcado todos los teléfonos posibles y sin embargo, parecía que todos estaban o ocupados o fuera del área de servicio. Era deprimente que en ese momento no contara con nadie. Al mirar el buró que se encontraba junto a la cama de aquella habitación de hotel, observaba el boleto de avión y suspiraba, tal vez era lo mejor, irme del país y tal vez…solo tal vez el llegaría al aeropuerto y me detendría.

Terminando de revisar la maleta y asegurándome de llevarme lo necesario en caso de que el no me perdonase, marca una vez mas a su celular y dejaba un mensaje.

Al abrir la puerta del cuarto 707 miraba a una mujer que en otras épocas me había parecido hermosa y que ahora me era repugnante. Su semblante denotaba fatiga y la suciedad en su vestido y piel me hacían comprender que había vagado durante toda la noche.

- ¿Y ahora que quieres? ¿Vienes nuevamente a “salvarme” de las garras de Mikel?-

Estaba haciendo un gran esfuerzo por no escupirle en la cara y gritarle miles de groserías que era lo que merecía esa mujer.

- Déjame hablar…Kenta- la voz de Yessica se oía demasiado cansada – Cometí un error, lo se…pero lo hice por amor…por que te amo-

Sus palabras eran ciertamente sinceras pero para mi no tenían ningún valor ya, tal vez hacia un mes atrás hubiera sido feliz con esa declaración pero en ese momento y en esa situación ya no era algo que deseaba escuchar.

- Yessica, tu no me amas, tu solo te amas a ti misma, tu solo amas el sexo que teníamos, el placer que recibías…ahora ya me destrozaste parte de mi vida, ¿Qué quieres de mi? ¿Perdón?...te perdono pero no me pidas olvidar lo que me hiciste…lo que nos hiciste a Mikel y a mí…-

En mis ojos algunas lagrimas se comenzaban a observar mientras que en su rostro el dolor se hacia presente, para después cambiar a una sorpresa cuando la seguridad del hotel le tomaban del brazo y la escoltaban hasta una patrulla policiaca donde la subían y era llevada al mismo juzgado donde estaba Kojiro.

Cerrando nuevamente la puerta me sentaba recargándome en ella y dejaba salir mi llanto, un llanto que había contenido muchas veces pero que en ese momento, si no lo dejaba salir…me hubiera matado.




Quiero ser tu atrapasueños
Hay flores que no pueden brotar en el fondo de mi corazón
Pero creo que algún día lo harán
Quiero ser tu atrapasueños
Ahora renaceré de nuevo por primera vez
Volare de nuevo…


- Mikel, se que hemos cometido errores, tal vez yo mas que tu…sin embargo aun así quiero decirte que un mes basto para que me ayudaras en muchísimas cosas, comprendí mas el mundo, hiciste que volviese a tener sueños…esperanza. Hiciste que me diese cuenta de lo que era amar a alguien…si puedes perdonarme…el avión sale a las dos de la tarde…-

Aquel mensaje en mi celular rondaba en mi cabeza mientras continuaba corriendo con todas mis fuerzas, a la par sonreía al ver que la entrada al aeropuerto estaba a menos distancia cada vez más. Una vez llegando al lugar pedía informes como loco, no me importaba si la gente me reconocía o no, si me miraba como si me tuviesen miedo, tenia que encontrarlo, debía detenerlo, quería que esa felicidad que había tenido durante un mes durara muchísimo más tiempo.

Una vez que una señorita me indicaba la puerta por donde estaban ingresando los pasajeros, corría de nueva cuenta hacia ese punto recordando los buenos momentos, los malos y sin embargo había comprendido que todo era parte de eso a lo que se llama…Amor.

- Lo siento señor…llega tarde, ya se cerraron todos los accesos y el avión esta despegando en estos momentos-

La azafata que había atendido, hasta hacia un par de minutos, el acceso de los pasajeros me recibía con dicha frase que hacia me detuviese de inmediato y fijara mi mirada en uno de los aviones que comenzaba a elevar el vuelo.

En ese momento me odie, odie mi debilidad, odie mi falta de confianza, lo odie a el por haber hecho que mi corazón latiera nuevamente…lo odie por que hacerme amarlo tanto…




Solo con mirarte a los ojos
Controlas mis sentimientos
Como un imán…


- Me permite sentarme con usted hermosa señorita- la sensual voz de Romus se escuchaba al susurrarle al oído a Elina, quien aun se encontraba en aquel bar bebiendo su copa de vino mientras miraba su celular.

- Es un país libre, dónde la gente toma las decisiones que le parezcan correctas, aunque en ocasiones tarden en darse cuenta que eligieron mal-

La voz tranquila de la dama parecía hacer sonreír a su pareja quien depositaba un tierno beso en los rojos labios de la pelirroja.

- Espero esos dos lo entiendan antes que sea demasiado tarde para que lo solucionen, pero bueno como dices cada quien es libre de tomar la decisión que crea correcta, así que aquí tienes la mía- sacando de uno de sus bolsillos una pequeña caja color negro, la abría dejando ver un hermoso anillo de compromiso.

- Deseo hacerte feliz, lo que nos reste de tiempo juntos…-

La mirada de Elina se abría mas al escucharle y ver el anillo, unas cuantas lagrimas salían de sus orbes para abrazar después a su francés y negar con la cabeza.

- Es acaso por amor Romus? ¿O es una forma de cumplir mi ultimo deseo antes de morir?- la hermosa mujer parecía incrédula ante la situación aunque en el fondo deseaba que fuese así, una broma o un sueño.

- Quiero ser tu atrapasueños…quiero disfrutar contigo todo lo que debas vivir, yo…yo fui un maldito promiscuo que no le importaba los sentimientos, solo buscaba el placer, creo yo debo ser el que deba morir y no tu…tu que fuiste violada por tu asqueroso padre y que contagio de Sida por el…tu deberías vivir mas y yo...morir por esa enfermedad…pero sabes, como dijiste, cada quien toma una decisión-

Sacando de entre sus ropas, le entregaba un papel a la pelirroja, parecía ser el resultado de unos análisis de laboratorio en el cual se leía en la prueba de VIH…POSITIVO.

- Compartimos muchas cosas y ahora compartiremos la enfermedad…e igualmente moriremos juntos, si enfermarse de lo mismo que la mujer que amas no es amor…no entenderé entonces que es-

Elina lloraba aun más mientras se aferraba mas de Romus como si este se estuviese queriendo ir de su lado, la fuerte mujer por fin mostraba su lado débil y poniéndose el anillo asentía.

- Cuando nos conocimos te dije que yo no era una mujer como cualquiera y tu me dijiste que así te lo parecía, te digo ahora que tu no eres el hombre inteligente y arrogante que creía, eres un tonto y sentimental hombre…alguien a quien siempre había esperado conocer antes de morir…ahora si que estamos unidos…hasta la muerte-

- Hasta la muerte amada mía…solo espero esos dos se las arreglen sin nosotros después- el hombre parecía sonreír mientras ella le acariciaba el cabello a su hombre, un hombre al que le había entregado todo su ser y el cual en respuesta le había dado aun mas…

___________________________________o______________- ____________________

Quiero ser tu atrapasueños
Quiero protegerte
De toda tristeza que venga a visitarte
Quiero ser tu atrapasueños
Ahora me hare más fuerte por primera vez
Volare de nuevo…


La gente iba y venia en aquel monumental lugar, el ruido del bullicio inundaba el lugar, ahogando los sollozos de Mikel quien parecía abatido totalmente, no había querido hablar con nadie, quería pensar las cosas y planear lo que seria su vida sin Kenta.

Levantándose de una de las sillas que había en la sala de espera y que daba hacia el vidrio que permitía ver el despegue y aterrizaje de los aviones caminaba hacia la salida del lugar ante la mirada curiosa de la gente que le reconocía y señalaba, algunos periodistas se acercaban al diseñador con el fin de obtener una exclusiva. Sin embargó Mikel los pasaba como si no existieran, sumergido en el dolor y la tristeza.

Esta situación le impedía ver como chocaba contra alguien quien llevaba un café y una maleta y dado el impacto, derramaba el café en su playera primeramente, después como si eso no bastara le hacia caer de espaldas al suelo y después para el colmo, caía encima de el, quedando sus rostros muy cerca el uno del otro.

- ¿Es costumbre tuya que te tiren o tirar los cafés de otras personas y que te caigan o caerles encima a dichas personas?-

La cantidad de flashes y el barullo del lugar no habían sacado al diseñador de su encamamiento, era esa voz…esa voz que el deseaba oír tantas veces como para que esta se grabara en su piel.

Kenta estaba ahí mirándole con ternura, para después levantarse y levantar al frágil chico rubio, el cual parecía no poder hablar, solo lloraba un poco y se abrazaba del modelo.

- Estas aquí…estas aquí…perd...- era lo que comenzaba a salir de los labios del rubio para ser sellados con un beso profundo y lleno de amor dado por su hombre. Al separarse el hombre

- Esa palabra ya ha sido dicha muchísimas veces entre nosotros y creo que en ocasiones será dicha, pero no ahora no hoy, cuando te vi correr y preguntar como desquiciado la puerta de acceso del vuelo, comprendí que me habías perdonado, pero yo…no sentía que debía verte mas, pero una persona en la cafetería donde fui a esconderme me dijo que no debía dejar de pasar la oportunidad de ser feliz al lado de la persona que amaba-

El moreno parecía abrazar mas a Mikel mientras los reporteros parecían interesados en cubrir la nota.

- ¿Y a quien debo agradecer el tenerte aquí conmigo?- cuestionaba el diseñador a la par que Kenta señalaba a una mujer de largo y rizado cabello, la misma que Mikel había conocido en aquel bar donde conoció y converso con el vocalista de [8dO].

- Gracias…- era lo único que ambos podían decir mientras aquella figura femenina parecía esfumarse.

- Señores les tengo una noticia, yo Kenta Inoe amo a Mikel Nagamasa y ambos nos iremos a Londres…con su permiso-

Y así tomándose de la mano y sin importarles lo que la prensa dijese o preguntara, salían de aquel lugar sin rumbo fijo.

Ambos parecía que al fin habían dejado todas las dudas atrás y podían seguir juntos el camino que ellos eligieran, dado que ambos lograron comprender que tan frágil podía ser el amor…
avatar
Himoru
Heichō - Cabo Primero
Heichō - Cabo Primero

Sexo Sexo : Masculino
Edad : 33
Cantidad de envíos : 3721
Localización : Inframundo
Humor : Negro
Bandera Nacional : Mexico
Ítem : Woobat
Puntos : 19471
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Hoja de Personaje
Personaje:
Sexo:
Edad:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.